14 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se vuelve a aplaudir y presume de salvar hasta a Europa

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez

El presidente llegó entre vítores de la bancada socialista, repleta pese a la alerta sanitaria, para sacar pecho por el acuerdo alcanzado en Bruselas.

Pedro Sánchez ha comparecido este miércoles en el Congreso de los Diputados a petición propia para detallar el acuerdo alcanzado en la UE. Pero más que detalles del pacto, lo que ha hecho el presidente ha sido darse otro de los homenajes a los que se ha acostumbrado estos días, presumiendo, además de haber sido "determinante" a la hora de alcanzar un acuerdo. "Me senté a hablar con todos porque Europa y España no podían permitirse un fracaso", ha dicho.

Así, el presidente del Gobierno ha llegado al hemiciclo entre los vítores de la bancada socialista, casi repleta, a pesar de las restricciones impuestas por el covid, renunciando además a solicitar el voto telemático para sus diputados, para garantizar la distancia de seguridad.

 De hecho, el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha pedido la palabra para afear la actitud del grupo, al poner de manifiesto que su única intención es "atronar con aplausos al presidente del Gobierno", señalando, además, que "difícilmente vamos a hacer cumplir a la gente las normas, si nosotros mismos no las cumplimos". Pero la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha hecho caso omiso al acuerdo alcanzado en la Mesa del Congreso limitando al 50% el aforo del hemiciclo y solo ha indicado "es obligatorio el uso de mascarilla".

Así, el presidente del Gobierno se ha podido dar su homenaje, sacando pecho por su papel "determinante en el resultado final de esas negociaciones". "Iban a ser largas y complejas pero podía llegarse al acuerdo. España ha tratado de entender desde la firmeza de sus convicciones las posiciones legítimas de otros estados miembros. Hemos defendido los intereses de España, pero lo que creíamos de corazón que eran los intereses del proyecto europeo", ha dicho Sánchez erigiéndose casi en salvador de la UE, ya que la "pandemia ha puesto en riesgo el mercado único".

De esta manera, el presidente ha vuelto a incidir en que "es un acuerdo ambicioso, sin precedentes, las cifras son enormes. Los 750.000 millones de euros corresponden a un 4,6% del PIB europeo. Una recuperación que recién acaba de comenzar tras unos meses muy difíciles", ha dicho, intentado evidenciar una especie de brotes verdes, que quedan muy lejos de la realidad, tal y como demostró este martes la última Encuesta de Población Activa que deja tras de sí un millón de empleos triturados en tan solo tres meses.

Pero es que no era el momento de hablar de la ruina hacia la que avanza España, ni de los vetos impuestos por los países europeos al turismo y que amenazan con poner la puntilla a uno de los sectores más castigados por la pandemia. Era el momento de su aplauso, igual que a su llegada al Consejo de Ministros tras su viaje a Bruselas.

"Donde hubo troika ahora hay un diálogo multilateral"

Por ello, ha seguido con su mensaje triunfalista, asegurando que tras el acuerdo, "tenemos un reto enorme: absorber estos recursos en seis años y transformar la economía. El salto cualitativo entre 2009 y 2020 es absoluto. Donde hubo troika ahora hay un diálogo multilateral", ha señalado.

Y es que las palabras rescate y condicionalidad no entran en el lenguaje del presidente. "Se introdujo la cláusula del freno de emergencia, cuando un país considera que otro está inclumpliendo los acuerdos, pero no hay capacidad de veto", ha dicho ante la posibilidad de que se retiren las ayudas si un país no cumple con sus obligaciones.

Y es que, Sánchez solo quiere que el hemiciclo aplauda, aunque sea saltándose las normas y los acuerdos en el Congreso, con la única intención de que se le eleve a la categoría de salvador de Europa.

Comenta esta noticia