Pablo Iglesias deja en evidencia a Puig y Oltra en su "minuto de oro"

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

El líder de Unidas Podemos utilizó su minuto de exposición libre para leer la carta de una joven valenciana discapacitada en la que relataba las penurias económicas que sufría

Este lunes tuvo lugar el único debate electoral televisado entre los cinco candidatos a la presidencia del gobierno, un encuentro en el que por primera vez participaba el líder de Vox, Santiago Abascal, y en el que las referencias a la Comunitat Valenciana fueron escasas.

Una de las alusiones más claras a la Comunitat, concretamente a Valencia, fue la realizada por el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, quien dedicó su minuto de oro a leer la carta de una joven valenciana que sufre una discapacidad. “La gente debe de estar un poco cansada de los minutos de oro de los políticos, por eso voy a dedicar el mío a una de las millones de personas que no está viendo”, arrancaba Iglesias.

A continuación comenzó a leer la dura realidad a la que se enfrenta esta joven valenciana de 28 años y que narra en un carta que dice: “Me he pasado toda la vida estudiando para terminar trabajando de algo que no es lo que he estudiado. Tengo un trabajo en el que ni siquiera me dan 15 minutos para salir a comer”.

Además, explica una situación que afecta también a muchos otros jóvenes, no solo valencianos si no de toda España, como es la dificultad de emancipación y los precios del alquiler: “Quiero irme de casa de mis padres y vivir con mi novio, pero los alquileres en Valencia están tan altos que con mi sueldo nos resulta imposible”.

En esta misma línea, la joven valenciana cuenta la inestabilidad laboral que sufre: “Tengo una minusvalía y en algunos trabajos me discriminan  por este hecho. Soy un problema porque podría necesitar coger la baja si tuviera un brote. El año pasado tuve un brote y continué viniendo a trabajar, lo hice por miedo al despido".

Con este relato, Pablo Iglesias pedía el voto de los españoles apelando a que “necesitamos un cambio, y lo necesitamos ya”. “Que nadie te convenza que no se pueden cambiar las cosas puede haber un gobierno que defienda a la gente. Si se puede”, afirmó.

Queda claro que para Iglesias esta joven valenciana vive en un territorio, tanto autonómico como estatal, que no defiende a la gente. Flaco favor le hace Iglesias a Ximo Puig y a Mónica Oltra que dirigen los designios de la Comunitat Valenciana; pero también a su propio partido, que a través de Unides Podem gobierna, con poca fuerza al parecer, junto con PSPV y Compromís para evitar que este tipo de situaciones se produzcan. 

Por tanto, Iglesias escoge la carta de una autonomía dirigida por un partido de izquierdas, PSPV; por uno que no hace mucho se presentaba en coalición con Podemos (Compromís), cuya líder dirige la conselleria de Políticas Inclusivas, y con su propio partido, Unides Podem. Lo hubiera tenido más fàcil si la remitente hubiera vivido en la Comunidad Autónoma de Madrid.

La otra referencia a la Comunitat también corrió a cargo de Pablo Iglesias, cuando dentro del bloque del debate destinado a 'Cohesión Territorial' nombró a nuestra autonomía para explicar que el único problema de unidad del territorio no es el de Cataluña, sino que la Comunidad Valenciana también lo tiene al estar maltratada frente al resto por su infrafinanciación.

 

Comenta esta noticia