03 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey abochorna a Sánchez en su cara 24 horas después de que le insultaran

Felipe VI entona un "Viva España" con las Fuerzas Armadas y recuerda delante del líder del PSOE la vigencia y necesidad de una Constitución atacada por sus socios.

Se esperaba este momento, con una mezcla de tensión y expectación, y sin precedentes de una celebración de la Pascua Militar en plenas fechas de investidura. No era un momento sencillo para el Rey Felipe, que preside cada año esta fecha emblemática para el Ejército, que ni puede hablar ni tampoco callar ante el acoso constante a la Corona de los partidos políticos que,  paradójicamente, van a elegir al próximo presidente de España.

Pero sobre todo la celebración era un problemón para Pedro Sánchez, que llegaba al encuentro entre críticas por sus tragaderas con Bildu, a cuya portavoz no replicó después de escucharla, en el solemne Congreso, denigrar a la Corona y tildarla de heredera del franquismo. El líder socialista, necesitado de las abstenciones del partido heredero de Batasuna, se limitó a agradecerle esa postura y a hablar de la sociedad digital.

Felipe VI, en ese dilema entre las obligaciones institucionales y tal vez los deseos personales, optó por decirlo todo sin decir nada nominalmente a nadie, aunque a buen entedendor le bastan estas palabras, escritas y proferidas en ese lenguaje borbónico que hay que saber entre líneas para comprender el tremendo recado que contienen para el próximo Gobierno.

 

Y para lograrlo, nada mejor que hablar si citar a nadie pero insistiendo en una idea central. Así, el Rey ha destacado este lunes el compromiso de las Fuerzas Armadas con España y la Constitución, acompañado por sus valores de "profesionalidad, sentido del deber y del honor" que demuestran con su "constante y generosa entrega al servicio del pueblo español".

Felipe VI ha pronunciado estas palabras durante la celebración de la tradicional Pascua Militar que preside en el Palacio Real acompañado por la Reina. Entre los asistentes se encuentraron el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; los ministros de Defensa y de Interior, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska; y la cúpula militar.

Con la Constitución

"Las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil sois hoy reflejo de una sociedad moderna, capaz y solidaria que, además, sabe reconocer y agradecer siempre vuestro compromiso con el interés general de nuestra nación -ha agradecido el monarca-. Un compromiso que demostráis con vuestra profesionalidad, sentido del deber y del honor, que acreditáis con vuestra lealtad y vuestra constante y generosa entrega al servicio del pueblo español".

 

 

Unas palabras que, en pleno sometimiento del PSOE a ERC y Bildu, dos fornaciones que denigran la Constitución alimentadas por otra más, Podemos, que históricamente promueve el fin de la Monarquia Parlamentaria, lo dicen todo sin decir nada con nombre y apellidos.

Y prosiguió el Jefe del Estado, con otro aviso a navegantes ante un impávido Sánchez: "Un compromiso, en fin, con España y con vuestra Constitución", dijo. Por si a alguien le cabían dudas de su intención, remató con una petición a las Fuerzas Armadas de lo más simbólica.

Nada menos que entonar con ellas un  'Viva España' unidos "en el espíritu de servicio y compromiso permanente" con la "patria" y apoyados en "los valores constitucionales y en los valores morales y cívicos" que emanan de las Reales Ordenanzas.

El Rey entonó un "Viva España" muy elocuente seguido por todas las Fuerzas Armadas y un Sánchez incómodo

En sus palabras Felipe VI también ha dedicado un agradecimiento a la Guardia Civil, que el pasado mes de mayo celebró su 175 aniversario y es objeto de acoso en Navarra por el acuerdo entre el PSOE y el PNV de desalojarla casi por completo de allí;  por su "constante y ardua labor en favor de la seguridad y bienestar de todos los españoles".

"Su lealtad y compromiso con el Estado de Derecho han sido y son un pilar fundamental en el desarrollo de nuestro país", ha insistido. Sánchez, ni se inmutó. O quizá no sabía dónde meterse.

Comenta esta noticia