Los dueños del Cine Ideal piden que se conceda la licencia para un hotel de lujo

La familia heredera de la emblemática sala defiende que “no hay nada de valor patrimonial que se pueda proteger” y han mostrado a ESdiario el estado ruinoso del interior del edificio

El edificio del histórico cine ideal de Alicante es actualmente es una nave en ruinas, víctima del paso del tiempo y del vandalismo que ha sufrido desde su cese -a principios de este siglo- pese a que algunos políticos locales se empeñan en ver en su interior alguna belleza oculta, o algún bien que precise protección, y que les sirva para usurpar su propiedad a los legítimos dueños.

Sus propietarios tienen un comprador que plantea un proyecto de construcción de un hotel de lujo en esta zona del centro de Alicante, el holding empresarial del Grupo Baraka. La familia propietaria del edificio defiende que la transformación del edificio en ruinas en un hotel con actividad turística daría un valor añadido al entorno y potenciaría el ambiente en esta zona, pero PSOE, Compromís y Podemos quieren frustrar el proyecto, argumentando que esta nave asolada tiene algún tipo de valor arquitectónico o histórico.

El Ayuntamiento ha valorado su compra en 1'8 millones de euros, mientras que la operación de venta de la familia de propietarios con el grupo inversor está preacordada por 4 millones.

La última palabra la tiene la Consellería de cultura, la que dirige Vicent Marzà, quien podría convertir estas ruinas en algo valioso para el patrimonio alicantino digno de conservar. Para eso tendría que otorgarle la calificación de Bien de Relevancia Local –BRL-, una figura jurídica que protege valores históricos, artísticos, arquitectónicos, arqueológicos, paleontológicos o etnológicos en grado relevante.

Moneda de cambio para el presupuesto

La última hora es la propuesta de Unidas Podemos al equipo de Gobierno. Los podemitas pretenden que el bipartito incluya fondos en los presupuestos de este 2021 destinados a la compra del edificio del antiguo cine, con la intención de rehabilitarlo como espacio público para usos culturales.

 

Lo cierto es que este edificio no reúne estos encantos. Solo basta con asomarse a su interior para comprobar el lamentable estado en el que se encuentra, y no hace falta ser un crítico de arte o arquitectura para observar la poca relevancia que tienen los elementos decorativos que se utilizaron en la entrañable sala de cine alicantina.

Vox respalda la propiedad privada

El bipartito de PP y Cs está a la expectativa de lo que diga Consellería sobre el aumento de la protección del interior de la nave, y Vox denuncia el atropello que se está produciendo a la iniciativa privada. El portavoz de esta formación, Mario Ortolá, señala que “el ayuntamiento no es quien para decirle a los dueños qué tienen que hacer con sus propiedades, y que los únicos que pueden decidir legítimamente sobre el destino de esa nave es la familia que ostenta su propiedad”. Ortolá ha insiste en que su partido “respaldará cualquier proyecto que traiga a la ciudad de Alicante prosperidad, empleo y riqueza”, como afirma que ocurrirá con el proyecto de este hotel. Por eso, el portavoz de Vox, reclama que el Ayuntamiento “conceda cuanto antes la licencia exprés a la que se comprometió hace ya un año, y no ponga trabas a los proyectos de emprendedores que quieren invertir en Alicante”.

El asunto lleva muchos meses atascado por las trabas administrativas de unos y otros mientras la familia propietaria del edificio sigue haciéndose cargo de los gastos, y ven cómo algunos políticos locales se empeñan en impedir su venta mientras quieren que el ayuntamiento compre el edificio muy por debajo de su precio de mercado para instalar allí un centro cultural.

Comenta esta noticia
Update CMP