Ciudadanos: dime en qué trabajas y te diré si te afilias

El partido de Rivera pregunta por la ocupación e incluso por ocupaciones secundarias de aspirantes a militantes, mientras que PP y PSOE ni lo plantean en sus inscripciones telemáticas

Esta semana el secretario de organización de Ciudadanos en la provincia de Valencia, Juan Córdoba, explicaba que ante la duda en admitir el alta de una persona interesada en afiliarse miraban su currículum personal y profesional. Me sorprendió la afirmación tan directa. ¿Qué tiene que ver la trayectoria laboral -que no la titulación o formación- con las ganas de participar en la vida política de un partido? En el caso de Ciudadanos, mucho.

Basta revisar el formulario telemático de inscripción como afiliado al partido que preside Albert Rivera. En uno de los apartados preguntan la ocupación principal del interesado. Y, por si no fuera suficiente, aparece una casilla contigua en la que interrogan por “otra ocupación”. Después de las preguntas protocolarias de nombre, apellidos, DNI, fecha de nacimiento y nacionalidad, constituye el requisito más destacado reclamado. Por delante de otros, como dirección o teléfono, que aparecen a continuación. O incluso de número de cuenta para domiciliar los diez euros de cuota mensual (cinco para desempleados).

Le traslado directamente la pregunta a Juan Córdoba y explica que, con esta petición de ocupación, su partido pretende que "no nos entren personas sin oficio que quieran vivir de la política y aprovecharse del partido". Además, existe una segunda criba posterior, la de la llamada del coordinador local al aspirante, en la que le inquiere más por su profesión, por sus inquietudes y sobre si ha formado parte de otro partido político con anterioridad. Si no convence, puede rechazarse su solicitud de militancia.

El resto de partidos con representación en Les Corts no dan tanta importancia a este requisito laboral. En la mayoría de los casos, en la práctica a la hora de rellenar la inscripción, no le otorgan ninguna. Ni PSOE ni PP lo preguntan en sus formularios. La formación de Pablo Casado le otorga más relevancia a que dos personas ya afiliadas avalen al aspirante a ingresar. Para Ciudadanos, no hace falta ese aval personal. Por cierto, el PP es el único de los grandes partidos que mantiene la hoja de inscripción escaneada en lugar de formulario telemático y que obliga a adjuntar DNI escaneado.

Y seguimos con el repaso, porque el PSOE (seis euros la cuota mensual de afiliación) ni interroga por el oficio ni reclama avales. Bastan las ganas. Podemos funciona con inscritos, sin cuota. Para el partido de Pablo Iglesias la cuestión que más variantes proporciona en el registro telemático – más breve que el de otros partidos- es la de género, donde da la opción de optar por cuatro respuestas (hombre, mujer, otros, no contesta). No pregunta ni por ocupación, ni por oficio ni por detalle laboral alguno.

En cambio, Compromís (75 euros la cuota anual) afina más. Quiere saber la profesión de la persona aspirante, aunque hace incluso más hincapié en si procede de un movimiento cívico o cultural y de qué sector sociolaboral viene. Facilita la inscripción contar con dos avalistas ya afiliados. Y, en sexo, da las alternativas de home, dona i altre. Por cierto, el PSOE no pregunta por género.

Total, que cada partido otorga preferencia a unos detalles u otros de las personas aspirantes. Y en Ciudadanos, el aspecto profesional adquiere más relevancia que en el resto. En esta tesitura, no extraña que Juan Córdoba aludiera incluso a pedir el currículo laboral y personal del candidato sobre el que tuviera dudas. Posiblemente ahora, con la afiliación en alza, pueden permitirse ser más exigentes que el resto de partidos o que el propio Ciudadanos cuando encaró las municipales de 2015.

 

Comenta esta noticia
Update CMP