18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El ninguneo de Sánchez al PSOE enfada a los barones pero estos deciden callar

Los barones, sin voz ni voto en la estrategia de Sánchez y Redondo.

Los barones, sin voz ni voto en la estrategia de Sánchez y Redondo.

El patrocinador del que iba a ser el partido socialista más democrático y trasversal de la historia, impone sus personalísimas decisiones a toda su dirección. Que asume lo que hay.

"Cuentáme tú lo que pasa en mi partido", ironiza a ESdiario un dirigente socialista con asiento en el mudo Comité Federal. Y es que el que iba a ser el PSOE más abierto, democrátio y transversal, y menos presidencialista, se ha convertido en un convidado de piedra de las decisiones, los intereses personales y los antojos de Pedro Sánchez.

En privado, claro, los barones y sus más próximos ponen el grito en cielo sobre el papel jugado por la estructura socialista en los últimos dos meses. Y lamentan haberse enterado por la prensa de la estrategia negociadora del equipo de Carmen Calvo, de la hoja de ruta de Iván Redondo en La Moncloa, y del desenlace final consumado este martes: la repetición electoral.

Será este próximo sábado 28 cuando Sánchez va a volver a convocar al Comité Federal -el máximo órgano decisiorio entre congresos- para asumir las dos decisiones de su líder de cara al 10-N. La guerra total contra Podemos como nueva estrategia de campaña, y la repetición -salvo alguna batalla que se va a librar en Andalucía- de las listas del 28-A.

 

Por aclamación. Sánchez, el miércoles, para explicar a su Ejecutiva lo que ya se había decidido en La Moncloa.

 

Precisamente, la última vez que se reunió ese Comité Federal fue en marzo, para aprobar por asentimiento las candidaturas y las instrucciones del Comité Electoral  del 28-A, dirigido también por el gurú de Sánchez, Iván Redondo.

Y, después, Sánchez se ha limitado a convocar a su Ejecutiva Federal para informar de sus decisiones a posteriori. La última este mismo jueves, para explicar su no a los pactos con Podemos ni a la oferta in extremis de Ciudadanos y su decisión de volver a las urnas.

Entre los barones, fundamentalemente Susana Díaz, Javier Lambán, Emiliano García Page y Francina Armengol, no se oculta el malestar. Primero por el ninguneo a los órganos de decisión que no han tenido ni voz ni parte en el proceso, y después por la batalla desatada contra Pablo Iglesias. No en vano, algunos de esos dirigentes territoriales -caso de Ximo Puig, la navarra María Chivite, Lambán o Armengol- gobiernan gracias a los morados.

Tampoco ha consultado mucho Sánchez en estos meses a su Consejo de Política Territorial, que preside Fernández Vara, para abordar la demanda general de las autonomías: el bloqueo de su financiación y los pagos a cuenta del gobierno central, víctimas del "en funciones" provocado por el propio Sánchez.

Y el dirigente socialista arriba citado se despide con un lamento: "Las bases de Podemos votaron el gobierno que querían; las nuestras, no". Este es aquel PSOE que iba a romper las cadenas que Sánchez alumbró en el 39 Congreso Federal. Como tantas otras cosas, donde dije digo...

 

Comenta esta noticia
Update CMP