09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PSOE tapa las vergüenzas de Sánchez: "Todos están esperando un carguito"

Las últimas decisiones del secretario general han provocado mucho debate interno. Desde la repetición electoral al acuerdo con Podemos y, ahora, la reacción a la sentencia de los EREs.

 

 

Cuando Pedro Sánchez era un donnadie en el PSOE, sus jefes de la Ejecutiva lo mandaban a las tertulias a defender la honorabilidad de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y cia … dedicándose, de paso, a desprestigiar a los periodistas y a acusar a El Mundo de mentir. Hoy, Sánchez tiene a José Luis Ábalos para tan noble tarea.

"Ábalos parece el chico de los recados", dice un compañero de partido, que destaca, además, los malos modos y malas caras de estos días con los periodistas. "Fue vergonzosa su aparición tras la sentencia", señala alguien próximo a la propia Ejecutiva, que remata: "Decir que esto no tiene nada que ver con el PSOE es, directamente, insultar a los ciudadanos".

Un experto en comunicación política y de crisis, en el ámbito muy cercano al propio PSOE, afirma que la reacción del partido ha sido un error: "Ante un hecho tan claro y escandaloso, lo primero es elegir el portavoz adecuado al nivel del escándalo y lo siguiente e inmediato es pedir perdón".

"Si Sánchez hubiera salido personalmente a disculparse ante la sociedad, se hubiera situado, realmente, en el plano alejado de los hechos en el que se han querido situar de manera muy torpe". Y añade que "ha hecho lo mismo que Rajoy con la sentencia de Gürtel".

La sensación es que el gobierno y Ferraz improvisaron la respuesta aunque parezca mentira, pues estaba prevista desde hace mucho. "Ábalos tardó cuatro horas en salir … para decir lo que dijo", se queja una fuente socialista. La fuente se muestra aliviada: "Esta sentencia antes del 10N y una reacción así nos hubiera hundido más".

Y ve otro elemento positivo en la respuesta "más vergonzosa aún" de Pablo Iglesias mediante tuit. "Iglesias se ha convertido en cómplice político nuestro en el caso de los EREs". Adelantaron el pacto de gobierno -cree- porque ahora, tras la sentencia de los EREs, Iglesias no podría hacerlo.

 

Pregunto si estas críticas internas en el PSOE y la sensación de vergüenza es general. La fuente palpa en el ambiente que sí … "Pero -matiza- nadie se va a mover … Pedro tiene todo el poder y todos están esperando un carguito en el Gobierno".

Objetivo: Susana Díaz

Pedro Sánchez tiene a Susana Díaz en el punto de mira desde las primarias. Se han soportado ante la galería, pero su relación no es buena. "Ahora van a usar los ERE -afirma categórica una fuente de Ferraz- para cargársela y desmantelar de una vez ese PSOE andaluz a la medida de Susana, que es la herencia de Griñán y Chaves. Pedro quiere un PSOE andaluz a su medida".

Los ojos giran de nuevo a María Jesús Montero, la ministra de Hacienda. "Es solo una conjetura -señala la citada fuente- pero es posible que Pedro fuerce un Congreso extraordinario para visibilizar ante los ciudadanos la renovación y poner ya a María Jesús".

Esta fuente cree que, de paso, el presidente mataría dos pájaros de un tiro. "La gran Vicepresidencia Económica de Nadia Calviño es incompatible -señala- con Montero controlando Hacienda. Quien lleve Hacienda tiene que estar en el ámbito de Calviño". Si Sánchez enviara a Montero a Andalucía, la dualidad estaría resuelta.

Carmen Calvo y María Jesús Montero estuvieron también en aquellos gobiernos de Chaves y Griñán

Las aguas internas bajan agitadas en el PSOE tras el fracaso electoral del 10N. Ahora hay una prioridad: la investidura y mantener el poder.

El acuerdo exprés con Podemos acalló el malestar por el fracaso electoral, pero no ha relajado la tensión interna. Hay fuego cruzado entre la cúpula monclovita cercana a Sánchez y la del partido en Ferraz y, a su vez, en cada bando hay apoyos de personas del otro bando.

"Consulta el archivo -me provoca la fuente-". "Carmen Calvo y María Jesús Montero estuvieron en aquellos gobiernos de los ERE", señala con cierta maldad.

Carmen Calvo fue consejera de Cultura con Manuel Chaves hasta 2004. María Jesús Montero fue consejera de Sanidad, desde 2004, con Chaves, Zarrías (tras la dimisión de Chaves) y Griñán. La fuente me rebota una frase literal de la sentencia: "La decisión de dar estas ayudas (los ERE) no partía de la Consejería de Empleo, sino que era una decisión del gobierno en su conjunto".

Ahí queda eso.

Comenta esta noticia
Update CMP