11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Torrent y la CUP de Anna Gabriel juegan con fuego con esta "bomba de relojería"

Roger Torrent, como Torra, se declara "fuera de control".

Roger Torrent, como Torra, se declara "fuera de control".

El presidente del Parlament se declara, como Torra, en rebeldía. Y la Mesa de la Cámara catalana desafía al Gobierno con otra maniobra, esta de los antisistema de la fugada en Suiza.

El independentismo no se amilana y declara la guerra total a las instituciones. Y si este lunes la presidenta de la ANC, Elisenda Palazie, avaló la continuidad de la violencia salvaje de los CDR, el brazo político vuelve con otra bomba de relojería contra España, provocando de paso a los magistrados del Tribunal Constitucional y su ultimátum.

La Mesa del Parlament ha tramitado este martes la moción de la CUP que pide a la Cámara expresar su "voluntad de ejercer de forma concreta el derecho a la autodeterminación y de respetar la voluntad del pueblo catalán", un texto que podría votarse en el próximo pleno, previsto para después de las elecciones generales.

Así lo han explicado fuentes parlamentarias, con lo que la Mesa da un paso más respecto a la propuesta de resolución acordada la semana pasada por JxCat, ERC y la CUP, en la que pedían a la Cámara reiterar poder debatir sobre la autodeterminación en los plenos.

El Tribunal Constitucional ya advirtió a la Mesa del Parlament y a su presidente, Roger Torrent, paralizar el trámite de propuestas que vayan en este sentido, después de haber anulado propuestas de resolución aprobadas en la Cámara sobre este y otros aspectos similares.

Sin embargo, haciendo oídos sordos al TC, ese próximo pleno del Parlament, que se celebrará el 12 y 13 de noviembre, abordará la moción de la CUP sobre la autodeterminació.

La sesión de control al Govern y a su presidente, Quim Torra, tendrá lugar la mañana del miércoles, en un pleno con interpelaciones y cinco mociones: la de la CUP sobre autogobierno; una de PSC sobre efectos económicos de la situación política; otra de ERC por ataques del ejército turco en Rojava, y una de Cs sobre políticas sociales.

También se debatirá una moción de los Comunes que pide reprobar al consejero de Interior, Miquel Buch, para que el Govern lo cese, algo en lo que coincide la moción de la CUP, que quiere que la Cámara exprese "su voluntad de ejercer de forma concreta el derecho a la autodeterminación y de respetar la voluntad del pueblo catalán".

Comenta esta noticia