Santi Mina fulmina al Rayo

Santi Mina alza los brazos después de marcar

Santi Mina alza los brazos después de marcar

Valencia 3 - Rayo Vallecano 0. Un doblete del ariete gallego catapulta al Valencia hasta las trtes victorias consecutivas por primera vez en lo que va de curso

Más allá de lo estrictamente referente al choque en cuestión, el primer triunfo valencianista de LaLiga en Mestalla arroja varias conclusiones.

Santi Mina sí cumple como goleador:

Y lo viene haciendo con creces. Una vez superada su lesión, el doblete en Copa del Rey frente al Ebro ha tenido continuidad también en el resto de competiciones oficiales - Young Boys en Champions y hoy ante el Rayo en liga-. Sus seis tantos triplican la cifra del segundo máximo anotador che - Parejo,  Batshuayi y, desde hoy, Gameiro con dos cada uno -, a la vez que deberían de llevar aparejado el efecto de ejercer de estímulo para el propio punta belga, así como para unos hasta ahora espesos Rodrigo y Gameiro que bien harían, cada uno dentro de su contexto particular, en verle las orejas al lobo; algo que ambos ya dieron cuenta de saber interpretar a la perfección a través de la combinación que propició la sentencia definitiva del ex atlético a la contra.

El fantasma del guardameta rival con el traje de héroe:

A buen seguro, al contemplar el inicio de partido del arquero franjirrojo Dimitrievski muchos pensaron en la actuación de Bono con el Girona en Mestalla tres semanas atrás. El, pese a su juventud, trotamundos portero macedonio detuvo peligrosos disparos de Parejo, Rodrigo, Guedes o Wass haciendo gala de un gran repertorio que incluía suertes tales como palomitas, despejes propios de meta de balonmano o con los puños. Y todo ello en los primeros 20 minutos de juego. No obstante, la ternura de la endeble defensa vallecana - es el conjunto más goleado de la categoría - le otorga la condición de, junto al Huesca, principal favorito a la hora de formar parte de LaLiga 123 el próximo curso.

Santi Mina no iba a dejar pasar la opción de corroborarlo a los 35 minutos tras una simple prolongación de Rodrigo que le dejaba en el mano a mano; ni a los 15 de la reanudación cuando Gabriel Paulista controló a su antojo un balón tras saque de esquina que el propio Dimitrievski sólo pudo rechazar en dirección al atacante vigués.

Disparar la confianza para los próximos envites:

Y bien necesario que resultará en este caso. El Valencia tiene por delante su particular semana crucial, con duelos de altura en los que rendirá visita a rivales de la talla de Juventus de Turín o Real Madrid. La obligación de sumar los tres puntos en el feudo piamontés con vistas a seguir vivo en Champions supondrá el primer gran reto de la temporada. Desafío que, por otro lado, ya se afronta en mejores circunstancias que semanas atrás.

 

Comenta esta noticia
Update CMP