20 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El portavoz de ERC confiesa y cierra el círculo de la gran mentira del procés

27-O: Puigdemont y Junqueras aplauden la declaración de la independencia de Cataluña.

27-O: Puigdemont y Junqueras aplauden la declaración de la independencia de Cataluña.

La estrategia de Forcadell y los miembros de la Mesa del Parlament se extiende a los partidos independentistas en vísperas de la campaña del 21-D, en el que Puigdemont será candidato.

A juzgar por las últimas decisiones y declaraciones de los principales protagonistas del procés, todo lo acontecido en Cataluña tras el 1-O parece haber sido una gran farsa, una estafa en cuyas redes habrían caído más de 2 millones de independentistas.

Ni la declaración unilateral de la independencia -el pasado 27 de octubre- ni la autoproclamada República catalana tenían la más mínima viabilidad y así lo sabían sus propios impulsores. Tras la traición de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, llega ahora el turno de la fuerza motora del órdago secesionista, la Esquerra de Oriol Junqueras.

Y es que la coartada utilizada por Forcadell y el resto de los miembros de la Mesa de la Cámara catalana ante el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, tiene ahora su continuidad en las formaciones políticas que impulsaron el 1-O y las decisiones posteriores. Todo era "simbólico" ya que ellos mismos sabían que su apuesta era "inviable".

En el sálvese quien pueda en el que los líderes políticos del procés han convertido la precampaña de las elecciones autonómicas del 21-D, destaca sobre manera la confesión que este lunes oficializó el portavoz de ERC, Sergi Sabriá. Con su jefe de filas en la prisión de Estremera -aunque con su condición de candidato a la presidencia de la Generalitat intacta-, Sabriá se descolgó con un reconocimiento: que la República declarada desde el Parlamento catalán no se llegó a implementar nunca porque el Govern de Puigdemont no estaba preparado.

Puigdemont se descuelga ahora: "Estoy dispuesto y siempre lo he estado a aceptar la realidad de otra relación con España. ¡Aún es posible una solución distinta a la independencia!

"El país y el Govern no estaban preparados para hacer frente a un Estado autoritario y sin límites a la hora de aplicar la violencia. El Govern tenía una línea roja, que era la de la no violencia", explicó Sabriá tras la reunión de la Ejecutiva de ERC.

"Ante las pruebas claras de esta violencia, decidimos no traspasar la línea roja", enfatizó. Sin embargo, no explicó Sabriá la razón por la que Junqueras amenazó con dimitir ante Puigdemont si este, como ya tenía decidido, anunciaba el 26-O el adelanto de los comicios autonómicos. Opción que luego descartó para impulsar la DUI.

Puigdemont, en su última entrevista que publica este lunes Le Soir.

 

El portavoz de ERC dio asimismo por aparcado, al menos en el medio plazo, el procés. "No es un tema de calendarios. No renunciaremos a nuestros principios. Continuaremos trabajando por lo mismo. Nuestro objetivo es la independencia y mantendremos siempre la línea roja de la no violencia", afirmó.

Un posicionamiento que llegó 24 horas después de que una de la exconsejeras huidas, Clara Ponsatí, reconociera también desde Bruselas que la Generalitat "no estaba preparada para dar continuidad política de forma sólida a lo que hizo el pueblo de Cataluña el 1-O". En una entrevista en RAC1Ponsatí asumió que su reacción, a modo personal, no hubiera sido exactamente la que tuvo el Govern, ya que "estuvimos tres semanas sin acertar demasiado".

El portavoz de ERC, Sergi Sabriá, este lunes en su comparecencia ante los periodistas.

 

Quien también ha intentado en las últimas horas apearse de su estrategia maximalista ha sido el propio Puigdemont. El expresident fugitivo afirmó este lunes en el diario belga Le Soir que  "siempre" ha estado abierto a aceptar "otra relación con España" y que "aún es posible" una solución alternativa a la independencia.

"Estoy dispuesto y siempre lo he estado a aceptar la realidad de otra relación con España. ¡Aún es posible una solución distinta a la independencia! Yo, que he sido independentista toda mi vida, he trabajado durante 30 años en obtener otro encaje de Cataluña en España", dijo en su conversación con Le Soir.

Precisamente este lunes se supo que Puigdemont y su partido, el PDeCAT, concurrirán a las elecciones catalanas del 21 de diciembre con la marca electoral Junts per Catalunya (JuntsxCat),  según ha explicado la dirección del partido a la militancia en una comunicación interna. El nombre se desvela a dos días del Consell Nacional del partido de este miércoles, que tiene que servir para definir las listas, que liderará Puigdemont y que quieren contar con la presencia de independientes.

Lamela desmonta la "trampa" de los exconsellers

Mientras, la magistrada de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, contribuyó este lunes a desmontar otro de los bulos más utilizados por los independentistas, el del carácter de "presos políticos" de su líderes encarcelados.

Lamela confirmó la orden europea de detención y entrega (OEDE) contra los exconsellers de la Generalitat Meritxell Serret y Antonio Comín, quienes permanecen en Bélgica junto con Puigdemont, y explica que se les persigue, no por defender sus ideas, sino por participar "decisivamente" en la celebración de un referéndum para la escisión de Cataluña.

"No se les persigue ni por sus ideas ni por defender la independencia de Cataluña sino por tratar de cambiar al margen de las vías legales la forma de gobierno para lograr en España la secesión de Cataluña y su constitución en República Independiente", apostilló la magistrada.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia