21 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un Gobierno en la hamaca mientras España se hunde y se infecta de nuevo

Los Sánchez-Gómez y los Iglesias-Montero

Los Sánchez-Gómez y los Iglesias-Montero

El terrible contraste entre la dimensión del drama y la actitud del Gobierno se resume en una imagen: lucharon para ocupar los sillones y de ahí saltar a la hamaca.

 

 

Si pudiéramos hacer un resumen gráfico del verano gubernamental podríamos poner la fotografía de una hamaca. Hemos visto la hamaca de Pedro Sánchez tanto en Lanzarote como en Huelva, nos podemos imaginar la hamaca de la que se levantó el Ministro de Justicia en la playa de Cádiz para hablar distendidamente con un condenado por corrupción.

E incluso podemos intuir la cara de enfado del Vicepresidente Iglesias cuando tuvo que levantarse de su hamaca asturiana al ver una pintada en una carretera. Podría estar describiendo diversas hamacas donde miembros del Gobierno han estado sesteando mientras la angustia de muchos españoles iba en aumento a la vez que los confinamientos motivados por la COVID-19.

Alguien podría decir que tras unos meses duros los ministros y sus respectivos equipos tenían derecho a un descanso, pero una cosa es descansar y otra sestear perezosamente sin hacer propuestas para que los ciudadanos podamos tener algo de esperanza en el futuro inmediato.

Esa hamaca perezosa pone de manifiesto las palabras del poeta inglés del siglo XVIII William Cowper: "Una persona perezosa, es un reloj sin agujas, siendo inútil tanto si anda como si está parado". Pero lo más curioso es que Sánchez ha tenido más vacaciones durante el presente verano , con un aumento de más de 80.000 contagiados por el virus y millones de personas en paro, que durante el verano de 2019 donde su preocupación era la investidura para ocupar el sillón de la Moncloa.

Es decir en 2019 trabajaba por un sillón y en 2020 la ha cambiado por una hamaca.
En honor a la verdad si que ha existido una propuesta este verano tan lleno de incertidumbres, es la que ha efectuado la Vicepresidenta Carmen Calvo y que ha consistido en anunciar una ley para "saldar una deuda pendiente con el exilio", seguramente muchos empresarios, restauradores, autónomos, trabajadores en ERTE y los millones de desempleados de este país es la solución que esperaban a sus problemas.

 

Nunca ha sido tan insensible un Gobierno ante los problemas reales de los españoles, nunca hemos podido comprobar como la Ministra de Educación y su equipo contemplan el caos del inicio escolar sin haber efectuado propuesta alguna. Por cierto…¿ donde está el Ministro de Universidades?, es la pregunta que se están haciendo los Rectores de las universidades públicas y privadas y miles de estudiantes universitarios.

¿Donde está el Ministro de Sanidad? Muchos profesionales de la sanidad están angustiados cuando comprueban día a día los aumentos de contagios y si existen o no reservas del medicamento remdesivir tras difundir los medios de comunicación que se han agotado en los últimos días , poniendo de manifiesto una nueva falta de previsión.

 

 

Pero lo más desconcertante es comprobar como el Ministro de Justicia no ha efectuado propuesta alguna para efectuar la modificación legislativa necesaria para que se pueda garantizar una respuesta judicial común en todo el territorio nacional en lo relativo a las medidas adoptadas por las CCAA para intentar evitar la propagación de la pandemia, pero claro es más cómodo estar reuniéndose con su amigo Chaves que estar trabajando en las reformas necesarias.

En la hamaca

Estamos ante ministros que son como relojes sin agujas , no sabemos para que sirven, son simple decoración en un edificio que se deteriora cada momento, son ministros que han preferido una hamaca veraniega, siguiendo el ejemplo del presidente Sánchez, que trabajar en los problemas reales que nos han preocupado.

 

Ya estamos en la última semana del mes de agosto y hemos perdido otra vez la oportunidad de evitar que se profundice el caos económico, social , sanitario y jurídico, porque el Presidente Sánchez , sus cuatro Vicepresidentes y todos sus ministros , es decir el Gobierno más numeroso de la democracia, una vez conseguido su sillón lo han convertido en hamaca veraniega.

Comenta esta noticia