25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se ensaña con Madrid y Ayuso contraataca ante un "ataque político"

Pedro Sánchez habla con Salvador Illa.

Pedro Sánchez habla con Salvador Illa.

Sanidad le impide pasar a la fase 1 sin explicar los motivos ni enseñar al Gobierno madrileño un solo papel. La presidenta regional lo pedirá por escrito. Si no lo recibe irá a la Justicia.

La llamada fase 0,5 resultó no ser siquiera eso. El Gobierno ha decidido mantener a la Comunidad de Madrid anclada en la fase 0 una semana más, a pesar de reconocer sus "grandísimos esfuerzos" y progresos dada la situación de enorme desventaja con la que partía como kilómetro cero del Covid-19 en España. 

Con ella se quedarán Barcelona y buena parte de Castilla y León, con una diferencia sustancial: ni la Generalitat de Quim Torra ni la Junta que preside Alfonso Fernández Mañueco habían solicitado para ellas el pase esta semana. 

Durante su comparecencia en Moncloa, Fernando Simón auguró que "muy posiblemente" al final de la próxima semana toda España haya pasado a la fase 1 (ahora el 30% de la población aún no lo ha hecho) y una parte, a la fase 2. 

Pero no es consuelo para la Comunidad de Madrid, que se siente tratada injustamente por el Gobierno de Pedro Sánchez, condenada a la fase 0 una semana más por motivos políticos. Éste es el tuit que colgó Isabel Díaz Ayuso al hacerse oficial la noticia:

 

Poco después envió un comunicado en términos aún más duros: "Nos encontramos ante un ataque político a la Comunidad de Madrid, que forma parte de la campaña inaceptable que están haciendo sobre mi Gobierno", decía éste.

En él, Díaz Ayuso anunciaba que solicitará de manera formal y por escrito el informe motivado en el que se ha basado Sanidad para impedir el cambio de fase. Y, si no lo recibe o considera que se ha "perjudicado deliberadamente" a los madrileños, emprenderá acciones legales. 

También su vicepresidente, Ignacio Aguado, denunció que ésta es a todas luces una decisión política: "Están condenando a miles de madrileños a la ruina y destruyendo el motor económico de España", lamentó.

Lo peor es que ni Simón ni el propio ministro supieron o quisieron explicar en su comparecencia qué más pide Sanidad a la Comunidad de Madrid, más allá de hablar de sus "características particulares" y de perderse en una disertación sobre la importancia de la detección precoz y la atención primaria. 

Sí desvelaron que había habido una "importante discusión" con las autoridades madrileñas pero aclararon por qué el Gobierno de la CAM no ha recibido su evaluación por escrito, ni por qué este viernes finalmente no se produjo la segunda reunión bilateral (tras la del jueves) a la que debía haber sido convocado el consejero Enrique Ruiz Escudero.

Es más. Aunque ninguna comunidad ha visto un solo papel, el titular de Sanidad se escabulló con un: "Las razones las estamos contando aquí en base a los informes que nos han hecho los técnicos. El Gobierno ha cumplido a rajatabla con la transparencia y los expedientes serán puestos a disposición, siempre en base a la legislación vigente". Se supone que haberlos haylos, pero ninguna comunidad los ha visto.

La ministra Darias conversa con Casado, Díaz Ayuso y Martínez-Almeida este viernes.

 

La guinda la puso Simón cuando sostuvo que conviene ser prudentes con Madrid porque "en caso de tener un brote afectará probablemente a toda España". Sin embargo, este argumento resulta del todo contradictorio, dado que en la fase 1 también están prohibidos los desplazamientos interprovinciales. De hecho hasta el final de la desescalada en teoría no se permitirán. 

"La Comunidad de Madrid ha demostrado que está preparada para la fase 1. Cumplimos todos los parámetros que nos han marcado. Los datos asistenciales lo avalan y tenemos planes estratégicos para volver a la normalidad y para un posible repunte. Si el Ministerio no se lo cree, debe explicar con criterios objetivos en qué no cumplimos", se quejaban este viernes amargamente desde la Consejería de Sanidad.

Porque el Gobierno de Díaz Ayuso tiene además la sensación de que nada de lo que hubieran hecho esta semana habría sido suficiente, puesto que el Ejecutivo de Sánchez tenía tomada la decisión de suspenderla nuevamente de antemano. 

En este sentido, ESdiario publicó el miércoles cómo desde ese día, antes siquiera de que la Consejería de Sanidad mandara la documentación al Ministerio, desde Moncloa empezaron a filtrar extraoficialmente que la Comunidad de Madrid lo tenía muy difícil. 

Durante la rueda de prensa Illa intentó templar gaitas con la Puerta del Sol en varias ocasiones y destacar la "relación de cordialidad" con la que han trabajado y trabajan con la Consejería. De nada servirá. El Gobierno madrileño se ha tomado este nuevo suspenso como un ataque político. 

Y además rechazan de plano cualquier comparación con Barcelona. Según la Consejería de Sanidad madrileña, en cuanto la incidencia acumulada por 100.000 habitantes en los últimos 14 días ellos tienen una tasa del 38,18 y Cataluña, del 44,85.

Además, entre el 8 y el 15 de mayo Cataluña ha tenido un 78,7% más de nuevos ingresos en UCI respecto a la Comunidad de Madrid, un 32,2% más de nuevos ingresos en hospitalización y un 60% más de nuevos fallecidos.

Comenta esta noticia