24 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se ha perdido mucho el tiempo con el Pacto de Toledo

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos.

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos.

Hay una realidad trágica que ningún liberal puede obviar, cada generación que pasa se empobrece más.

Al César lo que es del César y por tanto hay que agradecer a El Nuevo Lunes, con el maestro Pepe García Abad al frente y la inolvidable Rosita del Río, el esfuerzo que a lo largo de estos años hacen por tomarle la temperatura a las pensiones en nuestro país desde hace decenas de años y a los patrocinadores que en cada momento procesal aportaron el pago de los cafés.

Desde hace tiempo, la aseguradora francesa AXA ocupa este lugar y su presidente en nuestro país, Jean Paul Rignault, afirmó con conocimiento de causa que dentro de unos años (2045) un ejército de pensionistas deberá ser sostenido por unos pocos empleados. A pesar de lo inexorable de esta situación, se vienen haciendo acuerdos sobre acuerdos que no solventan el problema.

Es curioso además, observar cómo la presidenta de la comisión del Pacto de Toledo, Celia Villalobos, cada vez que se tiene que sentar con expertos en la materia se indispone y apenas acude a encuentros profundos sobre la materia. Es mejor hacerlo en las tertulias de la tele diciendo dos obviedades sin aportar soluciones.

El presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama, provisto de un hilillo de voz recordó que ningún Gobierno informa a los votantes de la pensión que tendrán, no se vayan a enfadar, y que como cada vez hay más pensionistas, ningún partido político se atreve a llevarles la contraria.

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos -que deja el bolso en el suelo obviando el dicho de que se va el dinero-, puso un ejemplo muy gráfico de lo que han sido estos 23 años del Pacto de Toledo: Si te tiras del Empire Estate, a mitad de camino parece que no te ha pasado nada. El problema es que cada vez estamos más cerca del suelo.

Aunque reconoció que se han hecho avances, hay asuntos que han variado, como el de las fuentes de financiación que nadie se atreve a abordar. Pero son tantas las cosas que hay que tocar que si fuera asunto sencillo no hablaríamos de que tenemos un problema en las pensiones. Hagan caso a esta señora segoviana, tenemos un problema, pues el sistema genera un déficit de 19.000 millones de euros.

Todos los intervinientes reconocieron que pensar solo en el corto plazo no es bueno

Todos los políticos asistentes a este evento reconocieron que no se pueden hacer reformas pensando sólo en una legislatura y que esta cuestión tan capital para el Estado del Bienestar no puede ser un elemento arrojadizo en manos de los partidos.

Jon Zabalia, es el exdiputado del PNV en el Pacto de Toledo en sus orígenes que no dejó ninguna duda a los asistentes sobre su vasquidad. Con un habla directa, pidió copiar aquellos sistemas de pensiones que en el mundo funcionan y recordó que habrá que hacer ajustes dolorosos si pretendemos seguir teniendo un sistema como el actual que es muy generoso.

Isabel López i Chamosa, del PSOE y también madre del Pacto de Toledo primigenio, entró de lleno comentando que con salarios precarios y sueldos bajos no hay sistema de pensiones posible, pues ni se contribuye al mismo, ni la gente puede ahorrar para componer uno privado. Por ello, pidió que se establezcan impuestos específicos para abordar este asunto, así pasa en Francia o Alemania, pues endeudarse no es la solución. Tampoco se incrementará la natalidad si a las mujeres que se quedan embarazadas les supone la pérdida de su carrera laboral.

José Ignacio Echániz, del PP, afirmó que la pensión en España es en muchos casos equivalente al sueldo percibido, olvidando que se debe a que en nuestro país se cobra poco. Y que por suerte para nosotros, España a pesar de la crisis, no ha registrado importantes bajadas de las pensiones como los países intervenidos.

Fernando González Urbaneja, según mi padre de los pocos periodistas que saben leer un balance, fue el encargado de cerrar la sesión al frente de un panel mucho más actual. Carles Campuzano, del Grupo Mixto, recordó que cualquier cambio a introducir debe ser por consenso y gradual pues si no, llegan los problemas como en 2013.

Sergio del Campo, de Ciudadanos, dijo que no se ha hecho gran cosa en estos últimos años, pues seguimos sin abordar otros asuntos colaterales pero muy vinculados como son la natalidad, las políticas educativas, el mercado laboral y además el tema de las pensiones se aborda siempre sin transparencia.

Aina Vidal, de Podemos, parece más interesada en tumbar a la derecha que en solventar los problemas. Quieren mantener el poder adquisitivo, acabar con la brecha de género que hace que hombres y mujeres tengan pensiones distintas, convencer a los jóvenes de que sí tendrán pensión el día de mañana y que nuestras pensiones sean suficientes para vivir. ¿Cómo? Pregúntenselo a Aina porque no lo desveló.

Merce Perea, del PSOE, dijo que efectivamente para su partido ha sido un desgarro tomar medidas como en el año 95 pero que solo así se puede mantener esto que es un acuerdo intergeneracional.

Por último, participó Octavio Granado, que es puntual como buen burgalés que es y que disfruta siendo secretario de Estado de la Seguridad Social. Alertó de que no hay que cargar al sistema con políticas que no pertenecen al Ministerio de Trabajo y que la flexibilidad debe ser la norma que guíe a todos en el futuro que afrontamos dentro del mercado laboral.

Comenta esta noticia
Update CMP