Espectacular acto de recepción del Caballero Cubierto en Orihuela

La iglesia de Santo Domingo de Orihuela ha acogido esta tarde el solemne acto de recepción del Caballero Cubierto, un nombramiento que ha recaido en el cirujano Miguel Ángel Morcillo.

Orihuela ha cumplido con una de sus tradiciones más ancestrales: la recepción del Caballero Cubierto 2019, un cargo que en esta ocasión ha recaído en el jefe de Cirugía del Hospital de la Vega Baja, Miguel Ángel Morcillo Ródenas.

Las condiciones meteorológicas de las últimas horas han obligado a trasladar el solemne acto al interior de la espectacular iglesia de Santo Domingo y a suspender la procesión posterior del Santo Entierro de Cristo.

Precisamente, estas circunstancias van a pertimir que el próximo año Morcillo repita en el cargo de Caballero Cubierto, ya que la suspensión de la procesión le ha impedido cumplir con la bula papal que se remonta al siglo XVII y que le otorga el privilegio de cruzar la catedral de Orihuela portando en sus manos el pendón de la ciudad sin descubrirse la cabeza.

Al acto de la recepción, presidido por el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y por el obispo de la diócesis Orihuela-Alicante, Jesús Murgi, han asistido numerosos representantes de la Semana Santa oriolana, así como miembros de la sociedad civil, del Ejército, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y  familiares y amigos del Caballero Cubierto. Durante el acto, el alcalde ha impuesto a Miguel Ángel Morcillo la insignia de la ciudad, mientras que la concejal de Festividades, Mariola Rocamora, le ha entregado una placa conmemorativa por su nombramiento.

Morcillo se ha mostrado muy emocionado al hablar de Orihuela y ha destacado el inmenso amor que siente por la ciudad y por sus tradiciones. En su discurso no ha querido obviar los avances en Medicina, el trabajo en equipo, la familia como centro de la vida, la miseria, el maltrato al planeta. El jefe de Cirugía del Hospital de la Vega Baja ha dedicado el reconocimiento a sus padres y a su familia, que lo han arropado desde los primeros bancos de una iglesia embelesada con las voces de los Cantores de la Primitiva Pasión de Federico Rogel.

Según las noticias que figuran en antiguos escritos sobre el Caballero Porta-estandarte y más tarde denominado Caballero Cubierto, se remonta al siglo XVII, pues ya en 1.687, se declara la preeminencia de el personaje que portaba el estandarte en la procesión. También por tradición se dice que dicho Privilegio, fue concedido por Bula del Papa Paulo V, allá por el año de 1.620 y que luego fue confirmada por otra Bula del Papa Clemente IX, en el año de 1.667.

Su nombramiento es privativo del Gobierno o Ayuntamiento de la ciudad, que designa cada año la persona que, por su nobleza, relevantes méritos o amor a Orihuela se ha hecho digno de llevar la bandera que abre dicha procesión. Dicha enseña es de terciopelo negro cortada de forma semejante a la bandera de la ciudad. Lleva bordados atributos de la pasión y en su parte inferior el escudo de la ciudad, con el lema otorgado por Pedro IV “El Ceremonioso”: Semper prevaluit ensis vestris (Siempre prevalecerá vuestra espada)

Uno de los privilegios del portador de la bandera, que es el que le ha dado nombre a la institución, es el de no descubrirse cuando pasa por el interior de los templos que atraviesa el itinerario procesional.

 

Comenta esta noticia
Update CMP