22 de abril de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El culebrón sentimental que enfrenta a Mercedes Milá, los Alba y un ex ministro

Mercedes en el centro de la noticia rosa

Mercedes en el centro de la noticia rosa

El destino ha querido que tres familias de rancio abolengo se vean mezcladas en una cuestión de amores que ha despertado muchos, pero muchos rumores. Dos mujeres y un hombre. Ayer y hoy.

José María Michavila intenta encontrar la estabilidad sentimental desde que falleciera su esposa. Desgraciadamente, Irene se fue tras dar a luz a su quinto hijo. Era una mujer muy querida. Simpática, atenta, cercana y vivía completamente volcada en su familia. Sin embargo, el destino le arrebató la vida. Sufría una enfermedad para cuya investigación están recaudando fondos su madre y otros de los suyos. Sin duda, un gesto encomiable.

Cuando Genoveva apareció en la vida del ex ministro empezaron los comentarios. A algunos les sorprendió que se dejara ver en público estando tan reciente la muerte de Irene. Eso hizo que el ex ministro restringiera sus apariciones y observara discreción. Los padres de su fallecida esposa lo pasaron fatal cuando José María les pidió que accedieran a conocer a la mexicana. Si accedieron fue por sus nietos, a los que adoran, pero la procesión iba por dentro.

Y cuando ya se hablaba de boda y Casanova y Michavila no se escondían, llegó la separación. Cuenta quien bien conoce el paño que la mujer que puso en jaque las pasadas navidades a la Casa de Alba, no pasó la prueba definitiva. El entorno más íntimo del ex ministro no la aceptó. Y eso que él lo intentó. Sobre todo, en un sentido, el católico practicante. Para José María y los suyos la religión es muy importante. De ahí que se le viera junto a la bella mexicana acudiendo a misa. Otro escollo era el hecho de que ella estuviera divorciada y que su ex, Cayetano Martínez de Irujo, no estuviera por darle la nulidad.

Sea como fuere, Genoveva desapareció de la vida de José María. No ha dejado ver en público el profundo dolor que la ruptura le causó. Confiaba que había encontrado al hombre de su vida… Se equivocó la paloma, se equivocaba. Y mientras la mexicana maldecía su mala suerte sentimental, Michavila posó sus ojos en  Alejandra Salinas, divorciada, madre de dos hijos y perteneciente a una familia de rancio abolengo.

Y es aquí donde entra la tercera saga en juego, los Milá. Y es que Alejandra es sobrina de Mercedes Milá, dado que la presentadora es prima de su padre. La relación entre ambas es excelente. Se adoran, hasta el punto que aseguran que Mercedes la considera como su propia hija. Sin duda, su encanto es mucho. Aseguran que es buenísima persona, está involucrada en causas humanitarias y religiosas. En su juventud fue modelo y deslumbró al entonces príncipe Felipe. Dicen que le gusta ir poquito a poquito. Esta semana la revista Love ha captado a la parejita disfrutando de un fin de semana entre risas, complicidad, pasión y amor. Están enamorados. Despacito, deja que te diga cosas al oído…

Comenta esta noticia
Update CMP