13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El chollo para el creador de change.org: puesto a dedo por Sánchez con 100.000 €

El antiguo activista LGTBI que perdió la secretaría de Estado se recoloca en un puesto de nueva creación con el que Sánchez le mantiene con un generoso sueldo público.

Fundó la versión española de change.org, que ya existía y no fue un descubrimiento, pasó por los micrófonos de Julia Otero y, finalmente, fichó por Pedro Sánchez como miembro de su Ejecutiva Federal y secretario de Estado de Agenda Digital: se llama Francisco Polo.

Una carrera meteórica, pese a ser un completo desconocido, con muy pocos hitos en el camino: lo más llamativo que deja su gestión es una polémica por una canción de Mecano, gloria musical de los 80 y 90, en la que aparecía la palabra "mariconez".

A él, conocido activista LGTBI, le indignó mucho la palabra, utilizada sin mala fe en un tema de hace casi tres décadas, pero no dijo nada cuando se supo que Dolores Delgado, antes de ser Ministra de Justicia y Fiscal General del Estado, tildó de "maricón" al ministro Marlaska y le rió todas sus gracias sexistas al ínclito Villarejo.

 

 

Es, pues, el perfil perfecto para Sánchez: leal sin hacer preguntas, dispuesto a todo por el jefe y de ofenderse mucho cuando procede y callarse lo mismo cuando toca. Con ese bagaje, y pese a llevar solo un año en la Secretaría de Estado, donde quedaba todo por hacer, se ha marchado ya de allí.

 

Pero no hay problema, al menos personal, que no se pueda solventar bajo el cálido paraguas del sanchismo. Polo ha encontrado otra ocupación, y no de cualquier manera: el Gobierno acaba de crear un puesto nuevo para él, de rimbobante nombre y difusas competencias, pero con un salario próximo a los 100.000 euros, según las tablas retributivas habituales en esas posiciones.

22 dedazos más

Será el nuevo Alto Comisionado para España Nación Emprendedora, que tendrá rango de subsecretario y disfrutará de las mieles de un Gobierno especialmente generoso con los amigos del presidente: hasta en 23 instituciones tradicionalmente ocupadas por funcionarios, el PSOE ha decidido romper la costumbre y nombrar, vía BOE, a más leales como Polo.

Estos nombramientos se suman a otros de más postín que, desde su primera llegada a Moncloa, Sánchez ha impulsado a martillo: el CIS, RTVE, Correos o Paradores, entre otras muchas instituciones, están ocupados directamente por militantes del PSOE o personalidades muy cercanas a Ferraz. Y no parará ahí: la próxima Defensora del Pueblo puede ser Manuela Carmena, rompiendo también la tradición de consenso en un puesto tan simbólico.

Comenta esta noticia