07 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¡Que no cunda el pánico! La Roja se rearma a base de amor propio y gin-tonics

La selección de Georgia le sacó los colores a los chicos de Del Bosque pero no sirvió de mucho porque tras el partido los jugadores huyeron en desbandada para aprovechar su última noche.

El central del Real Madrid, Sergio Ramos, ha sido de los pocos que ha dado la cara ante la prensa por el tropezón del pasado martes con la selección de Georgia. El 0-1 ante una de las peores selecciones del mundo desilusionó a la afición que vio a unos jugadores con escasa motivación a pocos días de que comience para ellos oficialmente la Eurocopa de Francia 2016.

Por eso, el jugador blanco salió a dar explicaciones y a confirmar que el "pinchazo" ha significado un "toque de atención". "Esto nos debe servir de lección", fue el mensaje del vestuario que por boca de Ramos llegó a los aficionados este miércoles, aunque siguen sin estar muy convencidos a juzgar por los comentarios que vierten en las redes sociales. 

Según las noticias que llegan a las redacciones deportivas, parece que la derrota ha activado el orgullo y el amor propio de los jugadores que no quieren volver a hacer el ridículo ante un rival de categoría inferior. Comentó Vicente del Bosque tras el partido que la "falta de respuesta" había frenado al conjunto nacional pero otros muchos apuestan por una total falta de confianza y ambición entre los jugadores que lleva el Seleccionador. 

La prensa internacional se encargó este miércoles de hurgar en la herida ante el decepcionante último ensayo de España antes de la Eurocopa. Piden mejorar el nivel y recuperar la forma física de algunos jugadores a los que se les nota el cansancio de toda una liga dando el máximo con sus clubs. 

En la Federación defienden sus decisiones y las de Del Bosque pero son conscientes de la falta de "hambre" que demuestra el combinado nacional. Tras la derrota ante la débil Georgia, el Seleccionador pidió reflexión a sus jugadores y estos entendieron la noche libre que les dio como una última oportunidad para salir a cenar y a tomar unas copas con los suyos antes de poner rumbo a Francia. 

La escapadita de los chicos no ha sentado bien al equipo técnico. Ellos pedían "despejar la mente" ante la inseguridad defensiva, el ataque sin gol y una portería que aún está muy verde. 

Comenta esta noticia
Update CMP