24 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El separatismo responde con furia al Tribunal Supremo y plantea "tomar" Madrid

Neumáticos ardiendo en la AP/, una imagen difundida por los propios CDR

Neumáticos ardiendo en la AP/, una imagen difundida por los propios CDR

Los CDR cortan con fuego la AP7, como prólogo de una cadena de protestas que culminará con una manifestación sin precedentes por la propia capital de España.

La "kale borroka" independentista se ha reactivado para saludar al Tribunal Supremo, donde este martes comienza el juicio contra doce políticos catalanes acusados de rebelión, sedición o malversación. Y su primera respuesta ha sido el enésimo acto de vandalismo contra una autovía catalana, la AP7, cortada desde esta madrugada a la altura de Sant Celoni (Barcelona) con una barrera de neumáticos ardiendo. Se trata, según los impulsores de la agresión que ya ha perjudicado a miles de conductores, de "no normalizar la represión".

Es la primera, pero no la única réplica del soberanismo al juicio, que mezclará acciones callejeras con eventos políticos e institucionales. Así, los partidos y las entidades soberanistas lanzan a partir de este martes un ciclo de protestas contra el juicio del 1-O en el Tribunal Supremo (TS), que incluirán tres manifestaciones y una huelga general, y no descartan ampliarlas con otras movilizaciones.

 

Para este mismo martes, coincidiendo con el inicio del juicio, han pedido a los catalanes que se concentren a las 12.00 durante 10 minutos frente a sus respectivos centros de trabajo, y por la tarde se han convocado marchas en Barcelona, Lleida, Girona, Tarragona y Tortosa (Tarragona).

El sábado 16 de febrero organizarán una nueva manifestación en la Gran Via de Barcelona; en este caso, una única protesta para aglutinar fuerzas en la capital catalana para que se visualice un rechazo multitudinario al proceso judicial.

La movilización más novedosa será el sábado 16 de marzo, ya que por primera vez el soberanismo organizará una manifestación en Madrid con el objetivo de dar a conocer su rechazo al juicio por ser "un ataque a los derechos civiles y políticos de los dirigentes independentistas encausados".

Los organizadores no han dado detalles de la protesta, pero han asegurado que esperan contar con el "Madrid solidario", es decir, con formaciones estatales de izquierdas -y sus simpatizantes- que en el pasado han expresado su respeto por el derecho a decidir.

Todas estas protestas están organizadas por un espacio unitario que está compuesto por varios partidos y entidades de la sociedad civil, entre los que destacan la ANC, Òmnium Cultural, ERC, JxCat, el PDeCAT, la Crida, la CUP y Demòcrates.

Miembros de los comuns como Jaume Asens y Joan Josep Nuet acudieron al acto de presentación de la movilizaciones, y el partido de Ada Colau ha asegurado que se sumará a las protestas y ha pedido que el Tribunal Supremo "permita y facilite la tarea de los observadores estatales e internacionales".

Huelga general

Más allá de las manifestaciones, el soberanismo también apoyará la huelga general convocada por el sindicato Intersindical-CSC para el jueves 21 de febrero, una iniciativa que no cuenta con el aval de los dos principales sindicatos de Catalunya, CC.OO. y UGT.

 

CC.OO. y UGT sí que emitieron un comunicado recientemente en el que reclamaron a los magistrados del Alto Tribunal imparcialidad y que "actúen como terceros, ajenos a los intereses en juego" y con integridad, coherencia, respeto a la dignidad humana, diligencia y transparencia.

Por toda Europa

Al margen de la iniciativas en Catalunya, la ANC, a través de sus secciones locales en el extranjero, ha programado acciones de protesta en una veintena de capitales europeas con el objetivo de elevar internacionalmente su crítica al juicio.

Las ciudades elegidas han sido Londres, Glasgow, Edimburgo, Aberdeen, Copenhague, Luxemburgo, Bruselas, Berlín, Hamburgo, Frankfurt, Stuttgart, Múnich, Karlsruhe, Colonia, París, Niza, Ginebra, Basilea, Zúrich, y también algunas españolas como San Sebastián, Bilbao, Vitoria y Pamplona.

Desde el Govern también se quiere internacionalizar el mensaje contra el proceso judicial, y el conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, tiene previsto viajar a siete capitales europeas en siete semanas para explicar "toda la verdad".

Bosch empezó la semana pasada viajando a Londres y esta se trasladará a París con el mensaje de que es "un juicio político contra presos políticos", y que no ha habido en ningún momento violencia y que, por lo tanto, los delitos de sedición y rebelión no se sustentan.

Comenta esta noticia
Update CMP