06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La noticia falsa sobre el mayor Trapero que ha dejado "atónito" a Antonio Burgos

Los "fakes" o embustes españoles de toda la vida de Dios están haciendo su agosto con la crisis catalana a pleno rendimiento, y el periodista y escritor no ha dudado en sacar rendimiento.

Ya es oficial, no se habla de otra cosa en los análisis de opinión de los diarios que de la crisis catalana, los Jordis y Trapero, Puigdemont y Junqueras... Hay de todo, también como recuerda Antonio Burgos en su columna de ABC, las llamadas "fakes" o "noticias falsas". 

O sea "los embustes y mentiras españolas de toda la vida; los bulos que se propagaban por una emisora muy castiza y muy nuestra, pero que cada vez tiene una programación más corta y menos oyentes: Radio Macuto".

Y ya puestos, Burgos ha optado por la ironía y le humor: "Vayan estas noticias, falsas desgraciadamente, ay, más que un billete de seis euros, pero que ojalá no fueran embustes y sirvan al menos para poner buena cara a estos malos tiempos que nos han tocado en España. ¡Oído, cocina!, que sea una de ironía y marchando este boletín horario de verdaderas noticias falsas sobre Cataluña". 

 

En la de fakes de Burgos "el trapacero Trapero mayor del Reino no ha pasado muy bien que digamos su primera noche en Soto del Real, la cárcel que tiene nombre de aproximación y centena a título de zarzuela. Como andaba el hombre con su habitual chulería bajo mínimos y se le veía capaz de hacer, como suele, otro disparate, le pusieron en la misma celda a un preso de confianza, naturalmente catalán y separata, de su cuerda (de presos), que votó por correo en el Pucherédum del 1-O, y que es tan coñazo el tío que se sabe el repertorio de Luis Llach enterito. Y para animarlo, se pasó la noche cantándole «La estaca» a modo de nana". 

Continúa el periodista su fábula: "Tras el estacazo judicial, ni que decir tiene que le dio la noche. Ha sido muy celebrada la decisión de la jueza Carmen Lamela de que el mentado Trapero mayor del Reino entregue no sólo el pasaporte de la España de la que quiere najarse (lo que no sirve de nada, pues por la europea zona Schengen va uno tan ricamente con el DNI), sino, lo que es más importante, le hizo depositar la pistola. No por nada, sino porque las carga el diablo". 

No con poca retranca añade que "también ha sido muy celebrada la inmediata decisión del presidente de la Generalidad que, en aplicación del Reglamento de los Mozos de Escuadra, al saber que el Trapero mayor del Reino quedaba imputado y tenía que presentarse ante el Juzgado cada quince días, ha decidido relevarlo de ese puesto. Y sus palabras han sido como para ponerlas en un mármol, más duro todavía que la cara de estos separatas que se saltan a la torera la Constitución, las sentencias del TC y lo que haga falta: "Un señor así no puede estar impunemente al mando de 17.000 miembros armados de un cuerpo autonómico de Seguridad del Estado en la Comunidad de Cataluña".

 



En su particular versión de la realidad "ha entrado en el Libro Guinness de los Récords con todos los honores la celeridad con que el Gobierno del Reino de España, sin dejarse tomar más el pelo por El Fregona, ni dando más plazos ni más tonterías, ha aplicado el artículo 155 de la Constitución a la asilvestrada e insurrecta autonomía catalana. ¡Tararí que te vi! Ya figura en todos los libros de Historia de la Ignominia la frase con la que El Fregona, agotados todos los benevolentes plazos, ha respondido al requerimiento del Gobierno en su pregunta de si ha declarado la independencia de Cataluña o qué leches ha hecho. Frase que vuelve a decir lo mismo que su primera respuesta: Yo no digo ni que sí ni que no, sino que si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa".

Comenta esta noticia