25 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Canadá le da un respiro a Trump

El presidente de EEUU logra logra su primer gran acuerdo multinacional con la incorporación de Canadá al tratado de libre comercio con México. Lo logra a un mes escaso de las elecciones.

Este movimiento llega además en plena guerra comercial con China, aunque a cambio ha tenido que hacer cesiones que hacen que el rebautizado como USMCA no sea la revolución que había anunciado.  El representante estadounidense de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, y la ministra canadiense de Exteriores, Chrystia Freeland, han sido los responsables de anunciar la creación de USMCA, que sustituye al NAFTA (Tratado de Libre de Comercio de América del Norte, TLC, en castellano), y que, gracias a la colaboración de México, creará “un mercado libre, un comercio justo y fortalecerá el crecimiento económico” en toda América del Norte.

“Es un buen día para Canadá”, anuncia su primer ministro, Justin Trudeau, al término de una reunión extraordinaria de su Gobierno. Trump opta por lanzar un triple mensaje en Twitter, subrayando que que el nuevo acuerdo “resolverá muchas deficiencias y errores” del NAFTA, abrirá más los mercados, reducirá las barreras y unirá más a la tres naciones para hacer frente “juntas” a la dura competencia global, por lo que “es una transacción histórica”.

En México destacan que “se cierra la puerta a la fragmentación comercial de la región”. Y que el nuevo acuerdo, que denominan con toda intención “TLCAN 2”, va a dar “estabilidad al comercio de México con sus socios en Norteamérica”.

La revisión del TLC impulsará  un comercio de bienes y servicios valorados en 1,2 billones de dólares y que ha multiplicado por cuatro los intercambios desde su entrada en vigor hace casi 25 años.

El acuerdo queda ahora pendiente del visto bueno de los congresistas y senadores de los tres países firmantes. En el caso de EEUU, las elecciones legislativas de noviembre pueden provocar que los republicanos pierdan el control sobre el Congreso. Sin embargo, el peso mexicano y, sobre todo, el dólar canadiense, reaccionaron con subidas a la noticia.

Trump y el todavía presidente de México Enrique Peña Nieto (hasta que Andrés Manuel López Obrador tome posesión el 30 de noviembre) pactaron hace un mes un TLC que daba al vecino del sur seguridad para el 80% de sus exportaciones. Ahora, pese a los rifirrafes entre Trump y Trudeau, se suma Canadá, que destina el 76% de sus exportaciones a su vecino, y el 1,5% a México.

La recta final de la negociación entre EE UU y Canadá, con maratonianas conversaciones constructivas y las habituales salidas de tono de Trump con Trudeau, ha logrado superar dos grandes escollos: El de la leche, con victoria norteamericana, ya que sus productores consiguen un mayor acceso al mercado lácteo canadiense; y la obsesión de la Casa Blanca para eliminar el mecanismo de disputas que permite a las empresas sortear las restricciones que se aplican al comercio en la zona de librecambio. Aquí pierde Trump, ya que el Capítulo 19 del TLC queda intacto.

Ahora quedan pendientes los aranceles que a comienzos del verano entraron en vigor en EEUU contra las importaciones de acero (25%) y aluminio (10%) procedentes de Canadá. Trudeau espera que se levanten cuando se firme el nuevo tratado trilateral dentro de dos meses. Y ya ha recibido garantías sobre que las amenazas de Trump de imponer aranceles a las importaciones de coches y sus componentes se van a quedar en nada.

Comenta esta noticia
Update CMP