12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Donald Trump, la prensa y ese tic que comparte con Pablo Iglesias

Donald Trump se ha peleado con toda la prensa.

Donald Trump se ha peleado con toda la prensa.

Uno se ha enfrentado a todos los medios de comunicación habidos y por haber en Estados Unidos. Otro proclama que no le tiene miedo a Cebrián. Su relación con la prensa, ni contigo ni sin ti.

En apenas unas horas se acreditará si el candidato del Partido Republicano, Donald Trump, es el nuevo presidente de los Estados Unidos, derrotando a Hillary Clinton, a las encuestas y, por encima de todo, a las grandes corporaciones mediáticas de su propio país.

“¡¿Qué te pasa, Clarín?!”, era la consigna que los Kirchner pusieron de moda durante sus campañas electorales en Argentina para desafiar al principal grupo mediático del país. “¡Ojo a los cuatro jinetes del apocalipsis!”, decía Hugo Chávez en sus mítines en referencia a los cuatro canales privados que había en Venezuela cuando llegó al poder (Radio Caracas Televisión, Globovision, Televen y Venevision, hoy cerrados o castrados). “¡No tengo miedo a Cebrián!”, brama Pablo Iglesias en sus intervenciones en el Congreso de los Diputados aludiendo al presidente del periódico El País.

Atacar en los mítines a los medios de comunicación que se oponen a sus candidaturas parecía una práctica habitual en la extrema izquierda. Lo original es que se haya apuntado a esa moda alguien, teóricamente, de una forma de pensar inversa, Donald Trump, en el mismo estilo en el que lo hacían Kirchner, Correa o Pablo Iglesias, lleva meses despotricando contra las grandes corporaciones mediáticas de su país.

Cronología de sus enfrentamientos

Curiosamente, el primer enfrentamiento se produjo en el que, teóricamente, debía ser su medio más afín, Fox News, habitual plataforma mediática del Partido Republicano. Era el mes de agosto de 2015 cuando en Fox se producía esta ilustrativa secuencia:

- Megyn Kelly: “Señor Trump, ¿debería apoyársele después de las cosas que ha escrito de las mujeres? Ha comparado a las mujeres con ‘cerdos gordos’ o ‘perros’”.

- Donald Trump: “Sólo a Rosi O´Donnell”.

La respuesta de Trump causó de inmediato sorprendentes aplausos y vítores del público.

Pronto quedó claro que Trump no sólo atacaba Rosi O´Donell. Hasta Rupert Murdoch, el gran capo de Fox, intervino públicamente en defensa de su periodista y reprochando su actitud a Trump.

En España Pablo Iglesias hizo un comentario similar sobre Marilo Montero que tuvo escasa contestación.

Ese mismo mes Trump expulsaba al periodista Jorge Ramos de Univisión de una de sus conferencias de prensa por interrumpir su discurso. El enfrentamiento con Univisión era inevitable dado su discursos pidiendo expulsar a los inmigrantes hispanos no regularizados del país (la famosos cifra de 11 millones) que es gran parte del público al que va dirigida esa cadena.

“¡La NBC es deshonesta, usted es una periodista deshonesta!”

Que Trump incluyera a la NBC en su lista de enemigos era simbólico teniendo en cuenta que fue la cadena que más contribuyó a hacerle famoso emitiendo su programa El Aprendiz o sus galas de belleza cuando la dirigía Jeff Zucker (hoy presidente de la CNN). Poco después de anunciar su candidatura oficial, la NBC anunciaba que rompía cualquier relación comercial con el magnate, que acusó a su antigua casa de debilidad.

En abril de 2016 una reportera de la NBC le tiraba de la lengua a Trump sobre su opinión de los medios de comunicación, tras unas primeras críticas la periodista le reprochaba que criticara a los medios de comunicación. “Usted me ha preguntado por los medios y cuando le contesto me cuestiona por hacerlo, periodismo deshonesto, cadena deshonesta y periodista deshonesta”, sentenció Trump, que asegura que si llega a la Casa Blanca frenará el poder del Grupo Comcast, propietario de la NBC.

“¡Ese asqueroso periodista de la ABC!”

La cadena de Walt Disney, la ABC, también entraba en la lista negra de Trump un mes después, mayo de 2016. Trump había anunciado que iba a hacer una gran donación de dinero a veteranos de guerra. La ABC cuestionó que el candidato del Partido Republicano hubiera ello de verdad esa entrega de dinero, lo que enfureció a Trump, que en pleno mitin señaló al periodista de ABC, Jorge Llamas (presente en el acto). “¡Tendrían que haberme dado las gracias y en lugar de eso me cuestionan! ¡Gente como ese asqueroso de ABC que está ahí, es un asqueroso porque ellos saben que están mintiendo!”.

A partir de ese momento Trump decidió que parte de su campaña iba a ser precisamente atacar a los medios: “¿Vamos a permitir que las grandes corporaciones de fuera como Carlos Slim, que controla el The New York Times nos digan a los americanos lo que tenemos que hacer?”.

Identificando al enemigo

Menos espontáneo fue el conflicto con The Washington Post, el diario de Watergate, hoy en las manos de Amazon, fue el periódico que no dudó en echar mano de la fonoteca de hace 10 años para sacar los peores comentarios soeces de Trump que pudo encontrar. Entrevistado por uno de los pocos periodistas amigos, Hannity, en mayo, Trump le declaró la guerra oficialmente a aquel diario.

Trump, que al igual que Ramón Espinar echaba en cara al Post que hubiera guardado la información para sacársela en plena campaña, no ha parado desde entonces de atacar a Bezos en todos sus actos.

Jaque al Rey…

Pero el último desafío, el más importante era atacar a la todopoderosa CNN, no sería hasta julio cuando Trump incluiría a la cadena dirigida por su exsocio Zucker y además de manera sistemática para alegría de muchos simpatizantes republicanos que hacía tiempo que andaban molestos con una cadena a la que acusaban de haber favorecido sistemáticamente a Obama. El detonante fue que el candidato republicano dijera que iba a ‘si le golpeaban, el golpearía’ y la CNN tituló que Trump amenaza con golpear, violencia.

Sencillamente no hay precedentes. Ningún candidato a la Presidencia de Estados Unidos había jugado la baza de declarar la guerra a prácticamente todos los grandes medios de comunicación norteamericana a la vez. Los resultados dirán si fue o no una estrategia acertada. ¿Y dirán algo en el PSUV o en Podemos de sus similitudes con el candidato norteamericano?

Comenta esta noticia
Update CMP