11 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El ministro Zoido paga la novatada del siniestro "comando Rubalcaba"

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una comparecencia en el Ministerio del Interior.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una comparecencia en el Ministerio del Interior.

El escándalo en el Ministerio el Interior es mayúsculo. Su titular ya sabe con quién se juega los cuartos. Si a su antecesor, Jorge Fernández, fueron capaces de grabarle en su despacho...

El nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y su recientemente aterrizado equipo de colaboradores ya saben cómo las gastan las llamadas "cloacas" policiales. Y todo tras un auto judicial, publicado este miércoles, que arroja muchos y peliagudos interrogantes sobre la última gran operación contra el yihadismo en España.

Y eso que Zoido decidió tomarse su tiempo y aplazar el nombramiento del Director Adjunto Operativo (DAO), el comisario que dirige el Cuerpo Nacional de Policía a la sombra del director general. Una vacante que, tras el fiasco sin precedentes de la llamada operación serkan, ha decidido cubrir la pasada semana.

Según fuentes policiales consultadas por ESdiario, el malestar en Interior y en la cúpula política de la Policía no ha dejado de crecer en las últimas horas, tras el auto del juez Santiago Pedraz que reconoce el fiasco de una operación que, según los agentes involucrados en ella, permitió evitar una masacre en Madrid en plenas navidades y que ha derivado en un sainete o, peor, en una emboscada.

"Unos hablan de chantaje y otros de la primera trampa al ministro", afirma un veterano policía a este diario, que recuerda al grupo de veteranos comisarios afines al PSOE, integrantes del llamado "comando Rubalcaba".

29 de diciembre. Plena semana de fin de año y alerta antiterrorista en la capital tras el atentado con un nuevo camión suicida en un mercado navideño en Berlín. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía ponen en marcha la llamada Operación serkan y detienen en el barrio madrileño de Moratalaz a Edrissa Ceesay Sanuwo y Samir Sennouni Mouh. La investigación lleva a la más alarmante conclusión: los detenidos tienen varios kalashnikov -armas de guerra-, munición y planean una masacre inminente en Madrid.

La alerta se intensifica pero las armas no aparecen. Y todo con el Cuerpo Nacional de Policía sin jefe operativo. El director general del Cuerpo, Germán Lopez Iglesias -como el ministro Zoido-, no se fía, quiere desmontar clanes, comprobar lealtades y meterles mano a las famosas "cloacas" que llegaron a espiar y grabar a su antecesor, Jorge Fernández Díaz, en su propio despacho.

El ministro pronto recibe el soplo de que algo muy feo se oculta sobre esta redada antiterrorista y guarda cautela. Y el pasado día 9 desmiente al juez instructor, Santiago Pedraz, y afirma para sorpresa de los periodistas: "los kalashnikov no existen".

Después, como en el caso Faisán, en este fiasco aparece toda una oscura trama con personajes misteriosos pero con la Policía poniéndose del lado del juez. En medio, un agente infiltrado, un confidente llamado Lolo -que pretendió sacar tajada chantaje mediante-, y dos yihadistas que, al parecer, nunca lo fueron.

Este mismo miércoles, en su auto, el juez Pedraz afirma que los indicios contra los detenidos "se han desvanecido" y reconoce que el oscuro confidente "mediatizó" la investigación de la Policía. La rivalidad entre cuerpos también ha aparecido en este asunto. La Guardia Civil ya había advertido que este confidente, un hispano-marroquí, era "perturbador, inteligente, manipulador y... colaborador del CNP".

Y es que cuando Pedraz empezó a recelar de la Policía recurrió a los agentes del Instituto Armado, que remitieron un informe a la Audiencia Nacional en el que afirmaban que el citado confidente habría "colocado malintencionadamente" los "elementos incriminatorios" para acusar "a terceras personas". 

Muchos en Interior se preguntan: ¿Siguen conspirando los comisarios de las "cloacas policiales"?

La polémica ha alcanzado tal envergadura que la Dirección General de la Policía ha anunciado este jueves la apertura de una investigación que va a realizar la Brigada Provincial de Información de Madrid.

En un comunicado, la Policía asegura que la decisión del juez Pedraz "demuestra el normal funcionamiento de nuestro Estado de Derecho, en cuyo marco se desarrolla la actuación policial".

"La Policía Nacional viene desarrollando, con un acreditado reconocimiento internacional, una extraordinaria y eficaz labor en la lucha contra el terrorismo yihadista con el fin de garantizar la seguridad y la libertad de los españoles", concluye.

Comenta esta noticia
Update CMP