22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Llega el "día D": el TS se conjura para evitar el sabotaje del independentismo

Los exconsellers que van a ser juzgados por el Supremo.

Los exconsellers que van a ser juzgados por el Supremo.

Todo esta preparado para el próximo día 12. El Poder Judicial ha diseñado una respuesta modélica frente al espectáculo del que quiere sacar rédito para su causa Torra y los secesionistas.

Los acusados del procés ya están de nuevo en cárceles de Madrid. La maquinaria del Tribunal Supremo perfectamente engrasada, más de 500 testigos han recibido sus citaciones -entre ellos Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro, Artur Mas e Íñigo Urkullu, y el imponente palacio de la madrileña plaza de la Villa de París preparado para convertirse en un inmenso plató mundial de televisión.

Será el próximo día 12 cuando la Justicia española dé el banderazo de salida a una cita que es, a la vez, la más importante, mediática y arriesgada de su historia. El juicio por el 1-O, la factura constitucional que el independentismo va a tener que afrontar por su golpe ilegal a la Constitución y al Estado de Derecho de hace un año.

El magistrado Manuel Marchena ha coordinado el operativo para un juicio sobre el que pesa una gran amenaza, el intento de manipulación que las defensas de Oriol Junqueras y el resto de acusados por rebelión, sedición y malversación, pretenden.

Y al rédito mediático internacional que desde el mismo banquillo, desde Waterloó (Carles Puigdemont) y Quim Torra, desde la propia Generalitat, se quieren cobrar para su causa. "Tenemos que convertit este juicio en un bumerang contra el Estado. Movilicémonos", ha escrito este viernes la ANC en sus redes sociales.

Los prolegómenos del juicio han comenzado este viernes en una doble vertiente: el auto de Marchena que ha perfilado los últimos detalles del juicio y el traslado de los procesados a prisiones de Madrid procedentes de las cárceles catalanas en las que estaban ingresados.

 

 

El magistrado Manuel Marchena deberá pilotar el juicio más relevante y mediático de la historia del Tribunal Supremo.

 

Finalmente, el tribunal que juzgará el procés ha acordado dejar fuera de la sala donde se celebrará la vista a los observadores internacionales que han sido solicitados por gran parte de las defensas de los exmandatarios encausados.

Acepta la declaración en el juicio como testigos de, entre otros al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el expresident Artur Mas y al actual lehendakari Iñigo Urkullu. A ellos les preguntará la Fiscalía, la Abogacía del Estado, las defensas y Vox, que ejerce la acción popular.

Se quedan fuera otros testigos como el Rey Felipe, el jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, el  huido  Puigdemont, la secretaria general de ERC Marta Rovira o el portavoz del PP en el Senado Ignacio Cosidó.

Sobre los observadores, el tribunal rechaza esta posibilidad porque el juicio será televisado en directo y mediante streaming en la web del Poder Judicial. "La consecuencia inmediata es que todo ciudadano que quiera convertirse en observador nacional o internacional, del desarrollo del juicio podrá hacerlo", recalca la resolución. Todo está, pues, preparado para una cita histórica para la democracia española.

Comenta esta noticia
Update CMP