27 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez escandaliza a Bruselas: tiene el Gobierno más mastodóntico de Europa

Sánchez y varios de sus ministros en una reunión en La Moncloa.

Sánchez y varios de sus ministros en una reunión en La Moncloa.

La pregunta sobre si sobran ministros que, como el de Universidades, ha reconocido que su tarea es más bien escasa recorre los círculos políticos y económicos. Porque vienen ajustes.

España se enfrenta a una crisis económica de proporciones aún desconocidas -el Banco de España acaba de empeorar sus previsiones iniciales- con un Gobierno de coalición mastodóntico y la necesidad de disminuir el gasto público.

¿Sobran carteras? La pregunta sobrevuela los círculos políticos y económicos después de la escasa participación que han tenido algunos ministros en la crisis del coronavirus y de las constantes peleas y tensiones en el seno del Consejo de Ministros.

Y también de las declaraciones demasiado sinceras de algunos como el titular de Universidades, Manuel Castells, que hace unas semanas reconoció en sede parlamentaria que su ministerio se dedica a "ayudar" porque la política universitaria es competencia de las comunidades. En realidad, la mayoría de las competencias lo están.  

El Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez es, con sus cuatro vicepresidentes y sus 18 ministros -23 miembros en total- el más numeroso desde los tiempos de la transición. Desde la primera de las 12 legislaturas transcurridas, la que arrancó en abril de 1979 bajo la Presidencia de Adolfo Suárez, no se había visto nada igual en este país. 

El primer Gobierno constitucional y el más numeroso hasta Sánchez, el de 1979.

 

Mariano Rajoy encaró la crisis pasada con un Ejecutivo de 13 carteras que en su segunda legislatura redujo a 11 miembros. Más él. Ahora al mastodóntico Consejo de Ministros hay que sumar otros más de 230 altos cargos hasta completar un puzle que chirría en Europa.

Porque hay más. El Gobierno de España es, también, el más numeroso de la Unión Europea. Mala carta de presentación para un país que estima que su deuda crezca hasta el 120% del PIB el año próximo y sobre el que pende la amenaza de un rescate. 

El argumento de que éste es un Ejecutivo de coalición y por tanto hay que repartir juego entre dos partidos no le vale a Sánchez. También el de Angela Merkel lo es (allí la CDU gobierna con el SPD) y son ella más un vicecanciller y 14 ministros.

Y el de Mark Rutte en Holanda, convertido en bestia negra de los intereses de Sánchez en la UE. Su Gobierno es de récord: lo forma una coalición de cuatro partidos, tiene 12 ministros con cartera y cuatro sin ella.

 

En Italia también hay una coalición de partidos entre el Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Democrático liderada con Giusseppe Conte, y tampoco son tantos como en Moncloa: 20. 

Ni en Austria, donde el conservador Sebastian Kurz gobierna de la mano de los verdes un gabinete formado por él, su vicecanciller y 13 ministros. Todos ellos, por cierto, han decidido donar un mes de sueldo íntegro para organizaciones benéficas.

También en Letonia Krišjānis Kariņš dirige un equipo de coalición y también de 13 miembros, incluido su vicepresidente. 

El admirado primer ministro portugués, António Costa, encabeza un Gobierno con 16 ministros. Y nuestro otro vecino, Francia, tiene un Gobierno formado por el primer ministro, Édouard Philippe, y 16 ministros. Y eso teniendo una población de casi 20 millones de personas más que España.

En Grecia, el conservador Kyriakos Mitsotakis, del partido Nueva Democracia, sube algo la media, sin llegar al nivel de España: tiene un vicepresidente y otros 18 ministros. En Eslovenia es un Gobierno de 17, aunque es el único que supera a España en algo: en número de vicepresidentes, allí son cinco.

Comenta esta noticia