26 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Moreno empieza a cribar a los enchufados de la Junta del PSOE echando a Soria

Bernat Soria

Bernat Soria

El Ejecutivo andaluz despide al científico y exministro y presenta las demoledoras auditorías que ha realizado a 12 agencias públicas adscritas a la llamada 'administración paralela'.

La purga de enchufados y 'clientes' de la llamada 'administración paralela' construido por el PSOE durante lustros en la Junta de Andalucía ya ha comenzado. Y el Gobierno de Juanma Moreno ha empezado por el caso más escandaloso, el del científico y exministro socialista Bernat Soria.

Ha sido el patronato de la Fundación Pública Andaluza de Progreso y Salud el que ha decidido, tras comprobar que en efecto se ha cometido "alguna irregularidad al compaginar la actividad privada con su contrato público, que exigía claramente exclusividad", despedir a Soria, que es el trabajador que más cobra de la Junta de Andalucía (150.000 euros) aproximadamente el doble que el presidente de la misma. Junto a él ha sido despedido el Shom Shanker, otro investigador que cobraba lo mismo.

Por si fuera poco, a pesar de su prohibición expresa, Soria mantenía actividades en empresas privadas vinculadas a su familia y hay dudas acerca de si los resultados de sus investigaciones públicas eran usados en tales empresas privadas. Ha sido un informe de PriceWaterhouseCoopers (PwC) sobre la situación de Soria y Shanker, perteneciente a la alta dirección en la Fundación Progreso y Salud de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, el que ha conducido al despido.

Y con estos despidos ilustres, se da al pistoletazo de salida a una limpia que ha comenzado esta semana con la presentación de las doce primeras auditorías que ha realizado a 12 agencias públicas de la llamada administración paralela de la Junta. Se trata, por el momento, de un informe provisional que ahora se casará con los aportados por la Cámara de Cuentas y por los informes de control financiero permanente a los que están sometidos estos entes instrumentales. A partir de ahí se tomarán decisiones.

Solo medio millar de funcionarios entre más de 9.000 trabadores

Las primeras conclusiones del estudio realizado por la Intervención General de la Junta son claras: hay duplicidad de funciones en la propia administración pública "por lo que se malgastan recursos"; cuentan con 9.461 trabajadores de los cuales sólo 498 son funcionarios (y el 94% están adscritos a la Agencia de la Dependencia), hay 83 cargos de alta dirección y sólo el 30% están titulados.

 

Es más, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, ha sostenido que, con los informes en la mano, "el Gobierno socialista ha gestionado el dinero público sin mirar por el bolsillo de las familias andaluzas; su gestión era recaudar más para gastar más y engordar a la administración autonómica y colocar a más gente. Se ha usado con fines políticos".

A pesar de esta afirmación, el Gobierno andaluz "no va a despedir a los nueve mil trabajadores, tranquilidad", dijo Bendodo. Todo lo contrario. Se va a analizar caso a caso todos y cada uno de los trabajadores de la administración paralela (que son en total 27.000 personas) para ver cómo son sus contratos, cuántos años llevan en la Junta y si es posible demostrar cómo accedieron a estos puestos de trabajo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP