11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Europa da un duro golpe al Gobierno que mete mucho miedo a Calviño

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño

Bruselas empeora sus vaticinios sobre el desplome de la economía española en 2020. Un desastre sin precedentes que el Gobierno no sabe cómo parar.

Cada vez que un organismo, ya sea nacional o internacional, hace públicas sus previsiones económicas tras la pandemia los datos son cada vez más desoladores. El Gobierno no está poniendo freno al desplome de la economía que sigue en caída libre. Ni siquiera la temporada turística, que ya se da casi por perdida puede parar el desastre. Nadia Calviño, que tiene puestos los ojos en la presidencia del Eurogrupo, tendrá que imponer su criterio frente a los populismos de Pablo Iglesias para no dejar caer a España en la crisis más terrible de su historia.

Y es que, este martes Bruselas ha dado un nuevo golpe al Gobierno, empeorando su previsión sobre la economía ya que espera que la contracción del PIB sea del 10,9% frente a la caída del 9,4% que estimó hace solo unos meses, para luego rebotar un 7,1% en 2021, apenas una décima más que su cálculo anterior.

 De hecho, según el informe publicado por el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, el desplome al cierre de 2020 sería del 10,9% tras un segundo semestre con un cierto repunte pero que "no compensará totalmente" la parálisis provocada por el confinamiento y que ha generado una "contracción sin precedentes" de la economía.

Además, estima que la actividad "debería continuar recuperándose" en la primera mitad de 2021 para luego "moderarse gradualmente" en el segundo semestre del próximo año, en el que el crecimiento rebotará hasta el 7,1% gracias, también, a un efecto arrastre "fuerte" de los últimos meses de 2020. Aun así, las previsiones son catastróficas ya que el PIB al finalizar 2021 será todavía cuatro puntos inferior al de 2019.

Junto a ello, Bruselas ha puesto de manifiesto como uno de los sectores claves para el desarrollo económico de España, el turismo, está siendo uno de los más castigados debido a la conectividad aérea "reducida", por lo que a pesar de la apertura de fronteras no podrá tirar del PIB como en años anteriores.

Por su parte, los vaticinios sobre el empleo son aún más desoladores, ya que el "impacto desproporcionado" de la crisis sobre los sectores intensivos en mano de obra "provocará un aumento significativo de la tasa de desempleo". De hecho, "son probables mayores incrementos una vez que los ERTE sean retirados".

Aún así, los datos de la UE son más optimistas que los proporcionados por el FMI que vaticina un retroceso del PIB del 12,8%, e incluso mejores que los del Banco de España, que ya asume que el PIB retrocederá este año entre un 9% y un 15%, por lo que Calviño tendrá que imponer su criterio para seguir una senda económica rigurosa que permita salir cuanto antes de la crisis aunque ello suponga un nuevo cisma en el Gobierno por sus enormes discrepancias por las elevadas propuestas de gasto que Iglesias tiene sobre la mesa. 

Comenta esta noticia