22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ecuador corta a Assange la línea de Internet por tuits contra España como estos

Dice el Gobierno de Ecuador que Julian Assange ha incumplido una promesa que adquirió por escrito.

Dice el Gobierno de Ecuador que Julian Assange ha incumplido una promesa que adquirió por escrito.

El Gobierno de Quito hizo prometer al fundador de Wikileaks por escrito que no volvería a defender a los golpistas si quería seguir viviendo en la embajada ecuatoriana en Londres. Incumplió.

Julian Assange estaba advertido, y no hizo caso. El Gobierno de Ecuador ha decidido cortar el acceso a Internet del fundador de Wikileaks por incumplir su promesa de no volver a tuitear contra España y en defensa de Carles Puigdemont y los demás golpistas. 

Por eso y por criticar en Twitter la decisión del Gobierno británico de expulsar a diplomáticos de Moscú en respuesta al envenenamiento del espía doble ruso Serguéi Skripal.

Cabe recordar que Assange se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace casi seis años, y que el Ejecutivo de Lenín Moreno le llamó a capítulo en noviembre porque con sus tuits incendiarios estaba poniendo en riesgo las relaciones entre Quito y Madrid.

El Ejecutivo ecuatoriano informa de la drástica decisión que ha tomado en un comunicado en el que asegura que Assange se comprometió "por escrito" y ha roto su compromiso. Y que lo hace para "prevenir potenciales perjuicios". 

 

Durante meses el fundador de Assange ha estado callado en Twitter, pero en los últimos días, a raíz de la detención de Carles Puigdemont en Alemania, ha vuelto a la carga con tuits como estos:

De hecho el Gobierno de Ecuador "mantiene abierta la vía a la adopción de nuevas medidas". Es decir, quitarle su protección. 

¿Pero qué llevó a Assange a implicarse tanto en el procés y a romper ahora su contrato con Ecuador? Según la Fiscalía, el dinero.

En la documentación remitida a la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo en noviembre, el ministerio fiscal situó al fundador de Wikileaks dentro del lobby internacional creado y pagado por Diplocat (dependiente de la Consejería de Exteriores). A este lobby fueron a parar 2,3 millones de euros en 2017. Aunque él siempre ha negado haber recibido un solo euro de la Generalitat.  

Comenta esta noticia