21 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Santiago González destroza a Carme Forcadell y mete el miedo en el cuerpo al PP

Contra todo pronóstico a la beligerante presidenta del Parlament le ha pasado exactamente lo contrario que a Carles Puigdemont y ahora se ha quedado al descubierto su verdadera imagen.

Parece que el independentismo de Carme Forcadell se desinfla a medida que las consecuencias se acercan a ella. Muy comentada fue su ausencia en la manifestación del sábado en Barcelona de la que se hace eco Santiago González en El Mundo con una rotunda conclusión: "Lo que le ha pasado a esta sectaria es que se ha cumplido la condición necesaria y casi suficiente para el imperio de la ley, ya explicada aquí: que los golpistas tengan más miedo al Estado que a la chusma que encabezan y a la vez les empuja".

A juicio de González es "un mérito indudable de la juez Lamela. Su decisión de encarcelar a los Jordis y a los ocho ex consejeros que no se dieron a la fuga ha sido un toque de alarma. Por eso, cuando esta golpista acudió a declarar ante el Supremo, con una petición de prisión incondicional de la Fiscalía, se tentó la ropa, que el miedo guarda la viña y ayuda a mantener la legalidad, y hasta la línea si me apuran". 

"Acató el 155 y la Constitución entera, no fue a la manifestación y no participará en ninguna lista de ERC el 21-D, una de las dos posibilidades que le ofrecía el juez Llaneras: renunciar a la actividad política futura. La otra era ejercerla renunciando a cualquier actuación fuera del marco constitucional", continúa.

A su juicio, "Carme Forcadell, la ausente, la mestressa del Parlament, ha vivido la experiencia contraria a la de Puigdemont el pasado 26 de octubre, el día en el que cambió tres veces de opinión: empezó anunciando la República catalana para pasar a la convocatoria de elecciones, incluso con fecha: el 20 de diciembre próximo. La respuesta inmediata de las turbas al grito de botifler lo acojonó, porque tenía más miedo a la CUP que al artículo 155". 

Eso sí, González termina con una velada crítica al Gobierno del PP: "Parece constituirse en tradición presidencial encargar los asuntos de Cataluña a los ministros de Asuntos Exteriores, primero García-Margallo y ahora este. No ha caído Mariano Rajoy en que todo separatista sueña con cascos azules en misión de paz entre ellos y España. El propio ministro de AAEE es un reconocimiento de su extranjería. Y luego, es normal que ellos se dejen llevar por los resabios del oficio". 

En conclusión, remata que "el sondeo del CIS dice que el Partido Popular perdería cinco puntos respecto a las últimas elecciones, que irían casi en su totalidad a Ciudadanos. Alguien debería recapacitar un poco". 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia