González Pons se aparta de los candidatos del PP a Valencia

Cospedal y González Pons.

Cospedal y González Pons.

El PP ha tomado ya su decisión sobre el candidato para el Ayuntamiento de Valencia. No se hará la anunciada encuesta. González Pons se aparta de los alcaldables.

El Partido Popular es un mar de dudas. Asediado por diferentes flancos, y con la marca del partido a la baja, se confía en que una buena selección de los candidatos a las principales alcaldías sea un revulsivo en una organización deprimida por los acontecimientos y por las encuestas.

Los tiempos que marca Rajoy van al son de Despacito en una etapa histórica en la que todo funciona muy rápido. Aunque hasta ahora los hechos le han podido dar la razón existen muchos elementos que se han conjurado en una estrategia que se antoja amortizada. El PP parece que ha empezado a tomar decisiones de cara a las elecciones autonómicas y locales  de dentro de 15 meses, poco más de un trimestre en política. La división en la izquierda y el pinchazo de Podemos puede ser el mejor aliado para que los populares recuperen algunos de los principales ayuntamientos, ahora en manos de los partidos que en 2015 gustaban de llamarse del cambio.

En el caso de Valencia ya hay una decisión tomada. Un descarte. Según ha podido saber ESdiarioCV de fuentes de toda solvencia, el eurodiputado Esteban González Pons  ha dejado claro en los últimos días a la cúpula de su partido que no desea hacer mudanza. El ex conseller seguirá en Bruselas y Estrasburgo como uno de los dirigentes con más influencia entre los populares europeos. 

Su puesto de “embajador” se considera clave para la organización en la que se está produciendo una huida de cargos a destinos alejados de la refriega política.  Jorge Moragas dejó a Rajoy  para morar a Estados Unidos y Luis de Guindos también abandona al presidente por el Banco Europeo. Eso sí, el deseo de González Pons tiene que contar con el beneplácito del presidente del Gobierno. Por los últimos acontecimientos todo apunta a que será así a pesar de que en el seno del PPCV se quiere su vuelta a la política valenciana.  En los próximos día, en cualquier caso, se despejarán varias incógnitas.

¿Quién será entonces el cabeza de lista? Sencillo: quien decida Rajoy. Y en estos momentos las personas mejor situadas son la ex consellera María José Catalá y el actual portavoz municipal, Eusebio Monzó, que hasta ahora no aparecía ni como reserva en las encuestas.  Tampoco cabe descartar al delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues.

La líder del PP, Isabel Bonig, muy enfadada con el ministro Montoro por el asunto de la quita, trata de convencer a Rajoy sobre las distintas opciones para alcaldable. Bonig admite que María José Catalá es la diputada “más brillante” de su grupo parlamentario, pero también ve inconvenientes en esta opción. Entre ellos que fue alcaldesa de otro municipio. Además, Bonig ve a Catalá una líder para el PPCV y ya se sabe que en un asiento no caben dos plazas.

¿Quiere Catalá asumir el reto de luchar por la alcaldía de Valencia? Sí. Está dispuesta e ilusionada con el reto. Su campaña electoral empezaría ya.

La opción Eusebio Monzó ha ganado terreno conforme madura la legislatura. El concejal, el único no afectado en su grupo municipal por el caso de los 1.000 euros, tiene una presencia mediática discreta, es poco conocido en la opinión pública, pero ha conseguido lidiar con una situación muy compleja internamente y su experiencia en el Ayuntamiento también es un valor. 

¿Quiere Moragues ser alcaldable? También. Aunque algunos lo proponen como alcaldable por Gandía e incluso una quiniela le sitúa para la presidencia de la Generalitat. El delegado, muy en el entorno de la vicepresidenta Soraya Saéz de Santamaría, está abierto a la batalla. Otras opciones a la alcaldía de Valencia como es Luis Santamaría, responsable de la gestor, o un independiente tienen menos peso si el PP decide colocar a candidatos “muy contrastados” y con notable experiencia de gestión.

Sea como fuere, alguna encuesta mantiene que Ciudadanos ha superado al PP y su alcaldable Fernando Giner es, a día de hoy, una opción ganadora. En lo que no hay duda es que la alcaldía de Valencia está absolutamente abierta. El bloque actual de izquierdas no ha rentabilizado, siempre según la demoscopia, su labor y podría perder al menos el concejal decisivo en los comicios del último domingo de mayo de 2019.

Comenta esta noticia
Update CMP