Benidorm, reconocido como municipio turístico con la nueva Ley

Toni Pérez, alcalde de Benidorm.

Toni Pérez, alcalde de Benidorm.

La localidad alicantina ha sido notificada por la Generalitat y se convierte en la primera que logra un reconocimiento que permitirá acceder a fondos para compensar el esfuerzo turístico.

Benidorm se convierte desde hoy en el primer municipio de la Comunidad Valenciana en ser reconocido como tal desde la entrada en vigor de la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, en 2018, y el desarrollo del Reglamento de la citada ley, este mismo año. Una vez más la localidad vuelve a ser pionera en materia turística y se entroniza en el lugar de vanguardia que ocupa desde hace años.

Cuando la mayoría de destinos turísticos empezaban a pensar que la inteligencia y la sostenibilidad eran las claves del futuro, Benidorm ya había logrado certificarse como primer DTI del mundo. En esta ocasión no han querido esperar a cumplir el plazo de dos años que otorgaba el Reglamento para realizar la tramitación. “No podemos esperar ese tiempo” ha argumentado el alcalde Toni Pérez.

Baste decir que ser considerado oficialmente como municipio turístico con la nueva Ley supone el acceso a los mecanismos compensatorios establecidos en la normativa para contribuir económicamente al esfuerzo que debe realizar la ciudad para dar servicio a una población mucho mayor de la que tiene censada. Es decir, el reconocimiento lleva implícito la obtención de unos fondos que paliarán ese esfuerzo diario.

El caso es que apenas 45 días después de que el Reglamento de la Ley fijase ese plazo de dos años, el Ayuntamiento aprobó en pleno el comienzo de los trámites. En el día de hoy, ocho meses después, se ha recibido la notificación favorable desde Presidencia de la Generalitat. “La ciudad ha superado todos los trámites de verificación, de concurrencia de criterios y cumplimiento de obligaciones” ha desvelado Pérez.

Que Benidorm es un municipio turístico es algo que parece obvio. Sin embargo, el necesario obtener el reconocimiento oficial para acceder a los fondos autonómicos. Así, al amparo de la anterior ley de 1998, Benidorm ya fue reconocido en el año 2000. Ello le ha permitido ingresar desde entonces “más de nueve millones de euros” por este concepto hasta el año 2015. Un dinero que servía para hacer frente a parte de los gastos extraordinarios derivados del turismo.

La nueva ley establece un mecanismo compensatorio que tiene dos vías. Por un lado, los ayuntamientos podrán recibir el dinero a través de una financiación nominativa mediante convenios y, por otro, con la aplicación de líneas específicas de financiación que se regularán en los Fondos de Cooperación, “que todavía están a la espera de dotación presupuestaria”.

Toni Pérez, sin embargo, ha confiado en que “perfectamente podría computarse ya en los presupuestos de la Generalitat una partida para este ejercicio 2020”.

Los fondos que logre Benidorm por este reconocimiento se destinarán a aspectos como gastos de oficinas turísticas, mantenimiento de recursos, policía y seguridad ciudadana, limpieza viaria, calidad en destino, gobernanza colaborativa, mobiliario urbano, planificación turística y orientación al destino turístico inteligente, entre otros.

El alcalde, por último, ha indicado que en el reconocimiento han influido, “los trabajos desde 2016 para ser DTI, el primero certificado del mundo, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 como una forma de entender la gestión política desde la administración local”. Igualmente, Pérez ha considerado “decisiva” la capacidad de la ciudad de ser “locomotora” del turismo para ir por vías “más seguras, de sostenibilidad y compromiso con el planeta”.

 

Comenta esta noticia