02 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El número dos de Trapero se venga de Puigdemont por dejar vendidos a los Mossos

El comisario Ferrán López, número dos de los Mossos durante el 1-O

El comisario Ferrán López, número dos de los Mossos durante el 1-O

El comisario al que el gobierno de Mariano Rajoy otorgó la Jefatura de los Mossos tras la aplicación del 155 ha explicado meriadamente la responsabilidad del fugado en Waterloo.



Se esperaba este miércoles con cierta expectación la declaración como testigo del comisario de los Mossos, Ferrán López. Por su doble condición y su experiencia aquellos días, de número dos del mayor Trapero durante el procés; y como su sustituto, tras la aplicación del artículo 155.

Ferran López ha relatado cómo los días previos al referéndum ilegal los mandos de la policía autonómica vivieron una situación "triste" porque veían cómo el gobierno de Carles Puigdemont se situaba "fuera de la ley".

"La situación era extraña por estar bajo las órdenes de un gobierno y un consejero que esos días se situaban fuera de la ley. Es un poco triste estar pendiente de las pantallas de televisión para poder saber qué hacía el Gobierno. Cuando se anunciaba una comparecencia pública nos metíamos en un despacho para seguirla. Hacíamos silencios espesos, mirábamos lo que decían y tomábamos decisiones", ha explicado López a preguntas del fiscal Pedro Rubira durante su declaración como testigo en el juicio que se sigue contra la cúpula de los Mossos en la Audiencia Nacional.

Como ya hizo en el Tribunal Supremo, el comisario ha detallado de nuevo las dos reuniones en las que los mandos de la policía autonómica advirtieron a Puigemont y los entonces vicepresidente Oriol Junqueras y consejero de Interior Joaquim Forn de los posibles desórdenes públicos que se podían producir el día del referéndum ilegal.

Según López, el mayor Trapero y los comisarios les "reprocharon algunas declaraciones" que estaban haciendo desde el Govern y que eran "injustas" para los Mossos porque "no reflejaban la postura real" del cuerpo.

También les dijeron, ha añadido, que la policía autonómica "no estaba por el referéndum" y que Trapero concluyó la reunión diciendo a Puigdemont que esperaba que el 1 de octubre no hubiera que lamentar "ninguna desgracia", a lo que el expresident contestó que en tal caso, declararía la independencia de Cataluña.

Comenta esta noticia
Update CMP