13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se traga el primer sapo de Junqueras y reconoce su "conflicto político"

La primera fotografía de las negociaciones PSOE-ERC.

La primera fotografía de las negociaciones PSOE-ERC.

Tras la primera toma de contacto, los independentistas se mantienen en el no. Ambas partes se vuelven a citar el próximo martes. Pero los socialistas ya han hecho su primera cesión.

La primera fotografía de una negociación inédita ya está para enmarcar. Juntos, tres representantes del partido que sostiene al Gobierno de España y otros tres de un partido cuyo líder está encarcelado por sedición contra esa misma España. Todo un ejemplo de real politik.

Las negociaciones entre PSOE y Esquerra están oficialmente en marcha desde este jueves (extraoficialmente desde mucho antes) rumbo a un acuerdo que muchos pronostican llegará a mediados de diciembre. Entre medias, muchas conversaciones telefónicas cruzadas, gestiones discretas del líder del PSC, Miquel Iceta, y los primeros gestos (rendiciones) socialistas: como reconocer -lo ha hecho José Luis Ábalos- que en Cataluña hay "un conflicto político".

De momento, PSOE y ERC han decidido blindarse. Nulo acceso a la prensa y a la transparencia antaño prometida. En el comedor de gala del Congreso de los Diputados, con una mesa de por medio, Adriana Lastra, José Luis Ábalos y el número dos del PSC, Salvador Illa.

Por parte independentista, Gabriel Rufián, Marta Vilalta y el hombre clave, el peón de confianza de Oriol Junqueras, Josep María Jové. Imputado. El hombre de la moleskine con la arquitectura del 1-O que fue detenido por la Guardia Civil.

 

La foto de familia de las delegaciones de PSOE y Esquerra, en su primera reunión. Por este orden: Illa, Ábalos, Lastra, Rufián, Vilalta y Jové.

 

Tras esta primera cita, ambas delegaciones han emitido sendos comunicados que abundan en la tesis del paripé. Ven "puntos de encuentro" y se emplazan a una nueva cita el próximo martes. Eso sí, de cara a sus bases, Esquerra advierte de que sigue en el no a la investidura. E insiste en que "la solución democrática para Cataluña pasa por una mesa de negociación".

Tras las dos horas de reunión, por su parte el PSOE subraya "la existencia de diferencias pero también de puntos de encuentro y, en todo caso, una voluntad compartida de diálogo que permita desencallar la formación de Gobierno y asegurar la estabilidad política necesaria".

Una estabilidad, según los socialistas, "que permita afrontar: una agenda de derechos sociales, recuperación de derechos civiles y laborales cercenados por los gobiernos del Partido Popular, la situación industrial en Cataluña y en el conjunto de España, en particular el sector de la automoción y encauzar el conflicto político en Cataluña desde el diálogo y el entendimiento institucional".

Sánchez ya ha enarbolado ante Junqueras su primera bandera blanca. Donde decía que había solamente un "conflicto de convivencia" ahora hay un "conflicto político". El primer asalto se lo ha anotado el independentismo. Este próximo martes, con el Congreso ya constituido, llegará el segundo set.

 

 

 

Comenta esta noticia