Rajoy y Bonig aceleran la decisión sobre el candidato a la alcaldía de Valencia

Bonig, Rajoy y Ciscar

Bonig, Rajoy y Ciscar

Mariano Rajoy e Isabel Bonig tienen previsto decidir el candidato a la alcaldía de Valencia antes de acabar el año.

Los populares quieren acelerar el proceso para poner en marcha cuanto antes la precampaña. De forma paralela se tomará una decisión respecto a los diez concejales investigados en el caso Taula.

Monopolizada la política por la crisis institucional en Cataluña, los dirigentes del PP están convencidos de que pueden sacar rédito sobre todo en la Comunidad Valenciana, sobre todo en el cap i casal, gobernando por Compromís, una formación que se ha posicionado en favor del referédum ilegal. El alcalde Joan Ribó está recurriendo a la prudencia consciente que el debate no le favorece.

Huérfano el PP de un referente en Valencia para reconquistar una de las plazas más emblemáticas, perdida en 2015 por la corrupción, la elección del alcaldable se ha convertido en asunto clave y urgente. Los sondeos parecen que contribuyen a tomar una decisión lo antes posible. Ciudadanos, poco a poco, va afianzándose en el mapa político valenciano y ganando terreno en el centro derecha.

Tal como adelantó Esdiario, el PP va a elaborar encuestas en las grandes ciudades para decidir los cabezas de cartel, según se acordó en la intermunicipal celebrada en Mallorca el mes pasado. Según la hoja de ruta, en primavera se dará a conocer los nombres y se iniciará la precampaña con especial énfasis en los municipios con mayoría de izquierdas. En el caso de Valencia existe mucha prisa para despejar la incógnita y evitar así abrir la inestabilidad en la organización.

La presidenta del PPCV busca un perfil de candidato que aúne varias características: Referente social, experiencia en la gestión y capacidad para rearmar un equipo absolutamente renovado. En cualquier caso, la clave está en que la persona elegida debe contentar a la dirección nacional del partido. En este sentido, fuentes de Génova admitieron ayer que la decisión la tomará Valencia y Madrid. O lo que es lo mismo, Bonig y Rajoy.

Como informó este diario hace una semana, dos son los candidatos que más suenan para la alcaldía, la ex consellera María José Catalá y el eurodiputado Esteban González Pons. El presidente de la gestora Luis Santamaría no está descartado. En el camino parece que se han quemado varias opciones. Carmen de Rosa, presidenta del Ateneo, está trabajando para al menos tener asegurado un puesto de salida. En los chats del partido ha sido citado el director de Cáritas, Ignacio Grande Ballesteros. Horas después de saltar su nombre se difundió que Grande fue propuesto por el PSPV-PSOE como vocal para la junta municipal de Russafa. Los incidentes de 9 d'octubre no parecen que vayan ayudar al delegado de Gobierno, Juan Carlos Moragues, quien también aparece en las quinielas populares.

La posibilidad de un cambio en la delegación del Gobierno para colocar a un futuro candidato a la alcaldía siempre ha estado abierta. Un modelo que se empleó con Francisco Camps antes de acceder a la Generalitat.

El denominado plan Mallorca incluye el nombramiento del aspirante a desbancar a Compromís a la alcaldía para iniciar en marzo la precampaña electoral, aunque ahora será antes de acabar el año. Y como segunda derivada: Enterrar la etapa anterior. El Comité de Derechos y Garantías del PP tendría ya una resolución respecto a los ediles y asesores investigados por corrupción. Un acuerdo pactado con los responsables del PPCV. El fallo se dará a conocer en breve.

Comenta esta noticia