Ribó y Grezzi en entredicho: fulminan al gerente de la EMT tras defenderlo 1 año

Ribó y Grezzi

Ribó y Grezzi

El concejal, como ocurre con los presidentes con los entrenadores cuestionados, negó la semana pasada que fuera a sustituir al gerente por la estafa millonaria, pero al final ha caído.

El caso del robo de los 4 millones de la EMT de Valencia ha dado un giro copernicano e inesperado, justo cuando se cumple un año del suceso, con la dimisión del hasta entonces gerente de la empresa pública de autobuses, Josep Enric García. La dimisión del gerente, anunciada hoy por el concejal encargado de Movilidad, Giuseppe Grezzi, ha sido una sorpresa porque tanto el edil como el alcalde, Joan Ribó, han mostrado una férrea defensa de García y de su continuidad en el puesto. 

Es más, justo después del robo de los 4 millones, Grezzi decidió renovar la confianza en Josep Enric García y le confirmó como gerente con un aumento de sueldo de 5.000 euros. El propio alcalde Joan Ribó, en los diferentes plenos en los que se le preguntaba por el tema, defendía al gerente e insistía en que su dimisión no estaba encima de la mesa ¿Qué ha pasado para que ahora de repente entreguen su cabeza? Sea cual sea la respuesta, incluida la presión del PSOE, este giro del guion deja tocado a Grezzi y a Ribó, pues les obliga a desdecirse de todo lo defendido el último año. 

Grezzi ha anunciado la salida de Josep Enric Garcia de la EMT con reproches -algo muy habitual en él- y asegurando que agradecía su trabajo y que el gerente "ha recibido un trato injusto". No lo ve igual la líder de la oposición y portavoz del PP de Valencia, María José Catalá que lo ha calificado como "una huida hacia adelante sin asumir las verdaderas responsabilidades políticas y de gestión". 

Catalá ha pedido que “el alcalde Ribó dé la cara porque está desacreditado, lleva semanas defendiendo la gestión del gerente, y ahora lo cesa, nunca he visto un cambio de criterio en tan pocas horas, queremos que nos explique cómo hace unas horas defendía la gestión del gerente y hoy lo cesa fulminantemente”. También ha señalado que “si la etapa del gerente está agotada, la del concejal Grezzi también lo está” y por ello ha vuelto a reiterar y exigir al Gobierno de Ribó y PSOE que “se aparte de la presidencia de la EMT al concejal de movilidad, pues no debe estar ni un minuto más”. Nadie ha asumido responsabilidades políticas por el robo de los 4 millones de euros de las cuentas del EMT durante un año. 

La portavoz popular también ha reclamado que “la elección del nuevo gerente tenga un proceso abierto y transparente, con pública concurrencia, y no se coloque a un amigo. Debemos buscar al mejor profesional para gestionar la empresa pública de transportes”.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha señalado que "cesar al gerente es lo mínimo que podía hacer la EMT tras la estafa de 4 millones de euros" y ha criticado "el servicio nefasto que está dando la empresa, a pesar de haber recibido un préstamo de 27 millones de euros". 

En esta línea, el portavoz naranja ha censurado que "el cese del gerente de la EMT llega un año tarde, tenía que haber sido cesado tras la estafa. Los valencianos no merecen que, tanto Grezzi como el alcalde Ribó, hayan estado defendiendo lo indefendible y protegiendo a este directivo un año tras la estafa y además le subieran el sueldo".

Comenta esta noticia