06 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez acelera desoyendo a medio PSOE y a media España y negocia ya con ERC

Rufián entregando un libro a Sánchez en un pleno del Congreso.

Rufián entregando un libro a Sánchez en un pleno del Congreso.

Huida hacia adelante. A partir del martes, los socialistas se van a sentar con los independentistas para acordar las condiciones para la investidura. Ya hay "negociadores" designados.

Nada frena a Pedro Sánchez. Ni los recelos de medio PSOE, ni los avisos de Europa, ni las peticiones de la patronal a través de la CEOE. El inquilino de La Moncloa ha emprendido una huida hacia adelante en busca de su investidura... a cualquier precio. Y, pese al avíspero en Cataluña, ya tiene una hoja de ruta para seducir a Esquerra, la llave de la renovación de su contrato como presidente.

PSOE y ERC han cerrado los miembros de los equipos negociadores encargados de la negociación para desbloquear la investidura, han explicado fuentes conocedoras de las negociaciones.

Según han detallado fuentes socialistas, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, y el de ERC, Gabriel Rufián, en su reunión el jueves en la Cámara Baja se emplazaron a abordar la negociación la semana que viene.

En esas conversaciones se ha dado forma a los equipos negociadores y según avanza Nació Digital y confirman las mismas fuentes conocedoras, por parte de los socialistas estará la propia Lastra, el secretario de organización del PSC, Salvador Illa, y el tercer miembro será o el secretario del organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, o la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.

Por parte de los republicanos, el equipo estará formado por Rufián, la portavoz y secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, y el presidente del Consejo Nacional del partido, Josep Maria Jové, que fue el número 2 de Oriol Junqueras en la Consejeria de Economía.

 

Adriana Lastra y Gabriel Rufiñan, los sherpas de una negociación que lidera un presidente en La Moncloa y un preso en una celda de la cárcel de Lledoners.

 

ERC ya ha manifestado que su posición inicial es el 'no' a la investidura, aunque se abren a modificar su postura si hay un acuerdo para impulsar una mesa de negociación para abordar el conflicto en Cataluña que sea entre iguales, sin condiciones para que se pueda hablar de cualquier tema, fijando un calendario y unas garantías para cumplir los acuerdos que se tomen.

Este mismo lunes los republicanos consultarán a sus bases sobre si avalan o no la investidura de Sánchez sin un acuerdo previo para crear esta mesa de negociación: ¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?, reza la pregunta que el partido someterá a votación.

Por su parte, el PSOE confía en que los republicanos se abran modificar su 'no' tras la consulta de ERC, aunque Ferraz insiste en la premisa de abordar el conflicto con Cataluña desde la "ley y el diálogo", por este orden.

Ambas formaciones se reunieron por primera vez la semana pasada y Rufián trasladó a Lastra que votarán que negativamente a la investidura mientras el PSOE no dé muestras de que priorizará la vía política para afrontar el conflicto catalán, aunque se emplazaron a seguir manteniendo contactos.

Así, ambas partes se han emplazado a continuar negociando ya con sus equipos la semana que viene, después de la consulta que los republicanos realizarán el lunes. El martes comienza el camino para un acuerdo que pone los pelos de punta a media España.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP