29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Leticia Dolera y Díaz Ayuso la lían con los "panchitos" agredidos en el Metro

Isabel Díaz Ayuso y Leticia Dolera

Isabel Díaz Ayuso y Leticia Dolera

La bochornosa agresión de tres "niñatas" a dos inmigrantes tiene una curiosa derivada para dos personalidades tan opuestas como la dirigente madrileña y la actriz. Es ésta.

 

Las imágenes, ciertamente repugnantes, llevan días dando de qué hablar. Ocurrió en el Metro de Madrid, cuando tres chicas se encararon a dos inmigrantes que viajaban en el mismo vagón y, entre bramidos y escupitajos, dieron un espectáculo deplorable que, por suerte, pudo ser grabado: todas han sido ya detenidas o identificadas, y resultan ser menores de edad.

El epiosodio ha merecido una condena unánime, como no podía ser de otra manera, aunque también una honda polémica repleta de la misma demagogia y falta de tacto que supuestamente se quería denunciar: el TT de la falacia ha sido relacionar a las zopencas con VOX, como más de uno y de cien ha afirmado con ligereza.

Pero también ha habido controversia con la manera de condenar los hechos de dos personas bien distintas, antagónicas en casi todo, que pese a su evidente buena intención, usaron palabras que los más tiquisimiquis han querido sacar de quicio para volverlas en su contra. La primera, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid y autora de un tuit irónico que algunos no han querido entender:

 

 

Es obvio que la dirigente popular utiliza el término "panchito" con retintín, para acercarse aún más a las víctimas, pero es no le ha librado de durísimos ataques y de peticiones de borrado del tuit que, con acierto, la presidenta no ha atendido. Y la otra celebridad sumida en la polémica ha sido Leticia Dolera, actriz controvertida donde las haya, icono feminista hasta que despidió a una artista embarazada de la serie que ella dirigía. Su mensaje, muy viral, fue éste:

 

 

El hecho de que no sintiera odio contra las niñatas es suficiente, al parecer, para que algunos la acusen de restarle importancia a su comportamiento. Algo que Dolera, tan criticable en otros lances, sin duda no se merece. Aunque puestos a buscar un último mensaje demostrativo de la viralidad del chusco episodio en el Metro de Madrid, nos quedamos con éste:

 

 

Y es que el texto del partido de Íñigo Errejón si merece un buen zasca: aclarar que Madrid no es lo que exhibe el vídeo de las tres niñatas es un ridícula manera de señalarla entera. Huelga la aclaración, todo el mundo lo sabe... salvo que la intención sea utilizar este episodio como excusa para atacar al PP. Que de eso, con sutileza, se trata.

Comenta esta noticia