17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El revelador dato que destapa cómo Podemos se está destruyendo en toda España

Los barones de Podemos en su última cumbre en Toledo. En primer plano, García Molina, dimitido en lunes.

Los barones de Podemos en su última cumbre en Toledo. En primer plano, García Molina, dimitido en lunes.

Con la dimisión en bloque de los morados de Castilla-La Mancha, ya son cuatro las gestoras que dirigen el partido en otras tantas federaciones. Guerras, broncas y hundimientos en las urnas.

Hace algunas semanas, tras el primer batacazo de Podemos en las urnas de las generales del 26-M, los barones de Pablo Iglesias mostraron su músculo en el Consejo Ciudadano que analizó el desplome en diputados y senadores.

Y muchos vislumbraron el nacimiento de un contrapoder al hasta entonces omnímodo control de la formación morada que ejercen Iglesias, Pablo Echenique e Irene Montero.

Sin embargo, esa sensación artificial de fortaleza -disimulada por las horas más bajas de Iglesias tras el Vistalegre II- se ha conformado un mes después como el trampantojo que en realidad era. La dimisión en bloque de toda la estructura de poder de Podemos Castilla La Mancha -su líder, José García Molina, ha pasado de vicepresidente de Page a extraparlamentario- es el último terremoto en las regiones.

Pero la inminente gestora en Toledo ha destapado un dato bien relevador del estado de salud de Podemos. La que viene será la cuarta gestora en Podemos.

En la actualidad, guerras internas, traiciones, despuraciones o algún 155 de Pablo Echenique, mantiene gestoras en Madrid, La Rioja y Cantabria. En la capital, tras la espantada de Ramón Espinar. En las dos segundas, tras dos monumentales broncas entre diferentes bandos de la formación.

 

Comenta esta noticia
Update CMP