22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

España choca contra un muro en la primera derrota de Luis Enrique tras su vuelta

Adama Traoré, en uno de sus incesantes ataques sobre la defensa ucraniana.

Adama Traoré, en uno de sus incesantes ataques sobre la defensa ucraniana.

Luis Enrique pierde su primer partido como seleccionador en Ucrania por 1-0 en un encuentro en el que España volvió a demostrar su falta de eficacia de cara a la portería contraria.

No era un buen presagio que las cámaras enfocaran al italiano Mauro Tassotti, ahora segundo entrenador de la selección de Ucrania a la que dirige su excompañero en el Milan Shevchenko. En el banquillo de enfrente, el español, Luis Enrique. Quienes tenemos ya unos cuantos años jamás podremos olvidar aquel rostro ensangrentado de Lucho después de que Tassotti le pegara un codazo en la nariz en el último minuto del Italia-España del Mundial del 94. Eran los cuartos de final y era la frontera natural que la selección nunca superaba. Hasta que rompió el techo. 

No tenía buena pinta el encuentro y eso que la primera media hora de España en Ucrania fue muy notable. Con dominio absoluto y constantes ocasiones para la selección nacional. Un buen cabezazo de Rodrigo a centro excelso de Jesús Navas, un remate de Ansu Fati, una falta directa de Sergio Ramos que amenazaba con colarse en la escuadra ucraniana. Todo detenido por Buschan, el tercer portero de Ucrania, que hizo el partido de su vida. 

Ya al final de esta primera parte, el dominio español descendió y Ucrania sacó sus primeras contras peligrosas, como presagio de lo que iba a suceder en el segundo tiempo. En el descanso, Luis Enrique sorprendió sustituyendo Mikel Merino por Ceballos. No había sido el jugador de la Real, ni mucho menos, el más flojo de la primera parte, cosa que sí fue Ansu Fati, sin nada de brillo en todo el encuentro. 

El que sí que estuvo muy destacado volvió a ser Adama Traoré. El catalán es como un buen dentista. Nueve de cada diez veces que intenta irse por velocidad, lo consigue. Lo hizo de todas las formas y colores, pero muy pocas veces sus compañeros entendieron la enorme fortaleza y la descomunal profundidad del jugador de los Wolves. 

Ucrania tenía innumerables ausencias. Muchos de sus jugadores más destacados, Stepanenko, Konoplyanka o Zinchenko, están lesionados y sus porteros, Pyatkov y Lunin, el suplente de Courtois en el Madrid, se infectaron con el COVID-19. Sin embargo, los hombres de Shevchenko dieron toda una lección de orgullo en una segunda parte que fue muchísimo más equilibrada. 

Luis Enrique lo intentó con Ferrán Torres, Oyarzábal y Dani Olmo y todos ellos tuvieron oportunidades más o menos claras, pero el portero ucraniano estaba de dulce. En una jugada de ataque perfecta, cuando corría el minuto 75, Tsygankov batió a De Gea desde fuera del área, con un gol que dejó helada a la expedición español. El único del encuentro, el que supuso la primera derrota de España desde que Luis Enrique es su seleccionador. 

Acabó el encuentro con Sergio Ramos de delantero centro, con Adama Traoré llegando una y otra vez a la línea de fondo y con España chocándose contra el muro ucraniano. 

Afortunadamente, la derrota de la selección nacional es Kiev no es tan grave, ya que en el otro partido del grupo Suiza empató a 3 en Alemania. Con estos resultados, y los dos encuentros finales a disputar en noviembre, España encabeza el grupo con 7 puntos, seguida por Alemania y Ucrania, empatados con 6 y Suiza, con solo 2 puntos cerrando la clasificación. 

Comenta esta noticia