20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Gabriel Rufián y el curioso caso del perro de Jaén que sólo atiende en catalán

Un perro independentista nacido en Jaén inspira el último rebuzno soberanista. Por cómico e increíble que parezca, es todo cierto. Y merece una respuesta como ésta.

 

 

Una contumaz secesionista, cuyo nick en las redes sociales ya lo dice todo de su catadura. Ella, Gallifantes, contó la supuesta historia -no se rían- de su perro en los siguientes términos: "Mi perra llegó de Jaén hace año y medio porque allí la iban a matar. A los 10 días ya entendía las órdenes en catalán. Ahora ya no atiende a ninguna en castellano ni a su antiguo nombre. Decidme. Eres de dónde naces de de dónde te quieren? Pos eso. Aplicad el símil".

Podemos prometer que el mensaje es tal cual, reproducido literalmente con algunas erratas y faltas para que ni dueña ni chucho puedan decir que ese ladrido no era suyo. Tan tragicómico mensaje, que reclama una palangana cerca por si en el viaje de carcajearse le asaltan a uno las náuseas, no pasaría del terreno de la parida nacionalista -un género sólido en las redes sociales- de no ser por el pábulo solemne que les dan habitualmente personajes públicos con relevancia.

Don Gabriel

En este caso, fue el bueno de Gabriel Rufián, siempre presto a participar en cualquier concurso de rebuznos convencido, con razón, de que tiene garantizada una medalla. Y esto soltó el diputado de ERC, tuitero compulsivo, incorporando a la genialidad de la tal Gallifantes una segunda línea de majadería con Pablo Casado por protagonista:

 

 

Nos cuesta dedicar tiempo y energías a responder a don Gabriel en general y hoy en particular, pues de todas las cosas que no hay que hacer en la vida, la de responder a un perro -por muy de Jaén o de Santa Coloma que sea- está entre las primeras. Pero dado que hoy hay reunión de la Comisión Bilateral entre el Gobierno y la Generalitat, haremos una excepción sin demasiado despligue para decir solo una cosa al joven político y a su musa inspiradora.

 

No hagan el ridículo, por favor. O mejor aún, háganlo todo lo que quieran: si la causa independentista incluye ya a chuchos conversos monolingües, lo único que podemos hacer es soñar con que Eduardo Mendoza les incluya ustedes en una nueva versión literaria de 'La Ciudad de los prodigios' o de 'El laberinto de las aceitunas".

Guau

Desconocemos si alguna protectora de animales se ha puesto ya en marcha para liberar al pobre perro de Jaén del lavado de cerebro que al parecer sufre, pero les agradecemos a ambos que acaben de brindar a toda España la prueba definitiva de la catadura del soberanismo: quién les va a creer cuando digan que en la escuela pública catalana no se intoxica tras descubrir que ni a los pobres les dejan ustedes en paz. Vayan con Dios, guau.

Comenta esta noticia
Update CMP