13 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El horror que deja el virus con Sánchez en una cifra histórica sobre el paro

Un solo dato refleja la otra tragedia que ha dejado tras de sí la pandemia. La economía se ha desplomado y ni siquiera el verano ha servido para mejorar los datos del paro.

El dato es demoledor. Pedro Sánchez deja a España con un 28% más de paro que hace un año. Ese es el otro trágico balance de la parálisis de la economía provocada por la alerta sanitaria y que el Gobierno no ha sabido atajar, ya que se ha disparado la destrucción de empleo en un trimestre en el que habitualmente las cifras son buenas.

Sin embargo, este año no hay campaña turística. Junio suele ser la fecha en el que el mercado laboral registra sus máximos pero ahora es bien distinto, en lugar de apilarse los contratos de trabajo para llenar hoteles y restaurantes de nuevos empleados, lo que crecen son las listas del paro, que ya suman 5.107 personas más, el peor dato desde 2008.

 Así, el volumen total de parados alcanzó al finalizar junio la cifra de 3.862.883 desempleados, la más alta del registro desde mayo de 2016, aunque parece que aunque lentamente, la desescalada ha permitido ralentizar la destrucción de empleo.

El incremento de junio ha sido cinco veces menor que el registrado en mayo y muy inferior a los de abril y marzo, meses en los que la crisis sanitaria llevó a un repunte del desempleo de 282.891 y 302.265 parados, respectivamente.

Pero la realidad es aún peor ya que el dato de paro de junio, al igual que ocurrió en marzo, abril y mayo, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados.

La Seguridad Social también pierde afiliados

Por su parte, en cuanto a las cotizaciones a la Seguridad Social, que sí que contabilizan los trabajadores que se encuentran en situación de ERTE, en el último año, se han perdido 893.360 afiliados, ya que hace un año se registraban 19,5 millones de trabajadores en activo, mientras que ahora se sitúa en 18.624.337 personas.

Así, de nuevo la reactivación de la economía por la desescalada ha propiciado que la Seguridad Social ganase en junio una media de 68.208 cotizantes respecto al mes de mayo, aun si se tiene en cuenta de último día de mes, el sistema perdió 99.906 cotizantes entre el 1 y el 30 de junio, con una caída muy acusada el último día del mes (-161.500).

Además, según los datos del Gobierno, desde que arrancó mayo han salido de ERTE 1,56 millones de afiliados al sistema. En junio, 1,17 millones de trabajadores han abandonado esta situación. De estos, 1,05 millones de trabajadores han abandonado en junio la situación de ERTE de fuerza mayor, es decir, la causa relativa al coronavirus.

De esta manera, los datos del mercado laboral ponen de manifiesto que la economía está comenzando a reactivarse, pero no se encuentra ni de lejos, a niveles de años anteriores, ya que la pandemia se ha llevado por delante miles de empleos que no se sabe cuándo se recuperarán. De momento, la temporada de verano está perdida y Sánchez no ha hecho nada por evitarlo.

Comenta esta noticia