Bragarnik y los nuevos tiempos para el Elche CF

David Caballero, autor del artículo.

David Caballero, autor del artículo.

El empresario argentino debe abonar una prima cercana a los 5 millones de euros a Sepulcre tras conseguir el ascenso a Primera. 

 

Hace ya algunos años que el fútbol dejó de ser un sentimiento para los dirigentes de los clubes y se convirtió en un negocio más. Un negocio que acrecentó Javier Tebas con su llegada a la que llamó "la mejor Liga del mundo" y supo "meterse en el bolsillo" a los dirigentes con suculentos contratos televisivos, primando la audiencia por encima de los aficionados en los estadios, que son verdaderamente el alma de este deporte.

Y con estos nuevos contratos televisivos, llegaron los grandes inversores, aunque también algunos que pretendían llegar como salvadores a más de un club, no fueron más que una caricatura del "nuevo fútbol". 

Y este "nuevo fútbol" ha traído a tierras ilicitanas a un empresario argentino, Christian Bragarnik, un exitoso representante de futbolistas según cuentan en el país del mate y del tango, que llegó a un acuerdo con el anterior propietario del Elche C.F., Pepe Sepulcre, para hacerse con la mayoría accionarial del club por 22 millones de euros, que tras el ascenso a La Liga Santander se han convertido en unos 5 millones de euros más según el contrato suscrito entre Bragarnik y Sepulcre. 

Nueve meses después de adquirir la mayoría accionarial, Christian Bragarnik no se ha presentado a su afición, ni ha dicho cuál es su proyecto, muy extraño y muy curioso, más aún conociendo la habitual labia argentina. 

Debemos darle, por el momento, el beneficio de la duda a la nueva propiedad de la entidad franjiverde, ya que desde tierras argentinas las informaciones que llegan es que pretende hacer del Elche C.F. un club asentado en Primera División. Y decimos las informaciones que llegan porque, por extraño que parezca, a día de hoy, nueve meses después de adquirir la mayoría accionarial, Christian Bragarnik no se ha presentado a su afición, ni ha dicho cuál es su proyecto, muy extraño y muy curioso, más aún conociendo la habitual labia argentina. 

Faltan poco más de tres semanas para el inicio liguero, y a día de hoy el Elche C.F. sólo ha presentado a una cara nueva, el entrenador, Jorge Almirón, y ha asumido el compromiso de Sepulcre con Aarón Ñíguez, con un contrato de dos temporadas para el extremo ilicitano. Por lo que ese beneficio de la duda y el crédito que tiene Bragarnik en Argentina, se agotará por completo entre la afición blanquiverde si no empiezan a llegar, y de dos en dos, las nuevas incorporaciones. De lo contrario, el conjunto ilicitano llegaría al primer partido de liga, el fin de semana del 26 de septiembre frente a la Real Sociedad, sin apenas días de preparación y con una plantilla que apenas habrá compartido cuatro entrenamientos, demasiado poco si lo que se pretende es hacer un proyecto que se consolide en Primera División.

Comenta esta noticia