27 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ana Pastor se adelanta y frustra el show que preparaba Iglesias para el debate

Pablo Iglesias conversa con la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Pablo Iglesias conversa con la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

El líder de Podemos se ha topado de frente con la presidenta del Congreso, que no va a pasar ni una para que la moción de censura transcurra en orden. Él piensa en el hemiciclo como un plató

Un grupo parlamentario morado enfervorecido y aleccionado en las últimas semanas, dispuesto a reventar el debate en cualquier momento.

Un anunciado ejercicio de filibusterismo político con dos intervenciones iniciales, la de Irene Montero y Pablo Iglesias, que se anuncian más que extensas.

Unos 25 invitados por Podemos -se espera incluso a los estibadores en huelga- en la tribuna de oradores, y concentración de simpatizantes a las puertas del Congreso de los Diputados. Y una buena dosis, durante toda la jornada, de redes sociales transmitiendo al segundo lo que sucede en la Carrera de San Jerónimo.

El Día D, este martes, y la Hora H, las 9 de la mañana, ha llegado para que Pablo Iglesias escenifique su OPA hostil contra el PSOE, con la que pretende erigirse en el nuevo líder de la izquierda. Con este propósito y tras el ensayo general la pasada semana en la Asamblea de Madrid, llega Podemos al debate de su moción de censura contra Mariano Rajoy, la tercera de la Democracia, y en ausencia del líder de la oposición de facto, Pedro Sánchez.

Podemos pretende alargar sus intervenciones al extremo para forzar a Pastor a habilitar el miércoles para seguir el debate y la votación final.

Sabedor de que su derrota está descontada -apenas logrará el apoyo de sus socios de Compromís, de ERC y Bildu-, Iglesias y los suyos pretenden sacar del hemiciclo la única rentabilidad que pueden lograr: la mediática.

Sin embargo, fuentes consultadas por ESdiario avanzan que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no está dispuesta a que la sesión se convierta en un circo, como ocurrió en el caso de la moción contra Cristina Cifuentes.

Advertida está Irene Montero, si los 25 invitados de Podemos provocan incidentes serán desalojados de inmediato. "La presidenta no va a permitir numeritos ni el Congreso convertido en un circo en una sesión tan solemne", advierten esas mismas fuentes.

Y es que Podemos quiere aprovechar la cita de este martes para levantar la moral de sus decaídas bases y los desmovilizados círculos. Ha reforzado para la ocasión su equipo de redes sociales, ha llamado a sus bases a reunirse para seguir el debate y ha habilitado su sede, La Morada, para lo propio.

Fuentes consultadas por este diario aseguran que Iglesias ha trazado un plan para su intervención y para las réplicas que tenga que dar, sea al propio Rajoy, a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, o al portavoz popular, Rafael Hernando.

Cabe recordar que los miembros del Gobierno pueden intervenir cuando lo deseen sin aviso previo. Iglesias va a ser especialmente agrio cuando hable de corrupción, muy duro también con el portavoz del PSOE, José Luis Ábalos, pero va a ofrecer -dicen en su equipo- una imagen de "presidenciable". Y es que el PSOE, que ha decidido abstenerse, confirmó este mismo lunes que su secretario general no tiene previsto pasarse por el Congreso.

Montero e Iglesias no piensan dejar escapar una oportunidad que en Podemos se considera única. Todos los grandes programas de las radios emitirán en directo desde primera hora, así como los dos programas señeros de las tertulias políticas, Al Rojo Vivo de La Sexta y Las Mañanas de Cuatro.

Por ello, ambos oradores tienen previstas largas intervenciones. Montero será la primera en abrir fuego cuando suba a la tribuna, en representación de los 35 diputados de Unidos Podemos que suscribieron la moción, para explicar las razones que han llevado a su grupo a presentar la censura a Rajoy. Fuentes de Unidos Podemos calculan que rondará la hora y media aproximadamente.

Más extensa se espera incluso la intervención de Pablo Iglesias, que tomará la palabra a continuación salvo que alguien del Gobierno decida antes replicar a Montero. Aunque el candidato a la investidura tampoco tiene límite de tiempo, se espera que consuma alrededor de dos horas o incluso más, para exponer el programa político de su hipotético Ejecutivo.

Podemos criticó en su día a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, por concentrar todo el debate en una sola jornada. Por eso, fuentes socialistas y populares consultadas por ESdiario dan por hecho que, en un ejercicio intencionado, Podemos va a alargar el Pleno todo lo que pueda para forzar que el miércoles siga el debate y se produzca la votación. "Han alquilado un plató, el Hemiciclo, para programar su espectáculo", ironiza un diputado socialista.

Comenta esta noticia
Update CMP