21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los de abajo

A pesar de sus millonarias cuentas, los políticos de Podemos son “los de abajo”, adinerados cargos que han tenido la suerte de nacer lejos del lado oscuro, lejos de la casta.

En la España de los profetas estadistas se puede llegar a la política de dos maneras claramente diferenciadas. Alcanzar la poltrona como honorable regenerador del pueblo o hacerlo como despreciable miembro de la rancia casta. Todo depende del color del carné del partido.

El Discurso de Podemos es claro, “Somos el pueblo, somos la gente, somos los de abajo”. Es mucho más sencillo llegar al electorado alardeando de vestir ropa barata comprada en Alcampo, que hacerlo luciendo traje italiano y corbata de seda.

Realizar campañas de crowdfunding como método de financiación provoca confianza en el votante. Poco importa el origen de las cantidades aportadas anónimamente, el mensaje al votante es claro: “Vosotros, los buenos, sois los que nos financiáis, no como los otros, que recurren a los malos, los bancos que os roban”.

Pero la vida real esconde una verdad camuflada. Los oligarcas de Podemos son tipos acaudalados disfrazados de pueblo llano.

Iglesias, líder indiscutible de la formación morada, declara unos ingresos anuales superiores a los del Presidente del Gobierno y el Rey de España. Sus ahorros en el banco, sí, en el banco, en ese pozo de miserias del capitalismo asesino, superan a los de Mariano Rajoy, Albert Rivera y Pedro Sánchez juntos. Eso sí, Pablo Iglesias viaja en un coche destartalado y vive en la VPO de su madre

Carolina Bescansa, número dos de Podemos, pertenece a una de las familias más acomodadas de Galicia. Recibió educación en un prestigioso centro y llegó a ser pueblo en clandestinas reuniones universitarias. Sus flirteos con el comunismo nunca han sentado bien entre los ilustres miembros de su familia.

Íñigo Errejón, mano derecha de Iglesias y futurible ministro de un Gobierno social-podemita, es hijo de José Antonio Errejón, alto cargo del ejecutivo de Rodríguez Zapatero elegido por libre designación. Tras ser suspendido e inhabilitado por su contratación en la UMA, Íñigo sigue sin devolver los 1.825 € mensuales que recibía por no realizar su trabajo.

No podemos olvidar a Juan Carlos Monedero, fundador del partido morado. Recibió 425.000 € de Venezuela , Nicaragua, Ecuador y Bolivia. Nunca ha presentado los trabajos realizados. Monedero ingresó en dos meses lo que un español medio gana en 18 años. Hay que recordar que el profesor podemita necesitó regular su situación fiscal pagando 200.000 € para evitar una sanción de Hacienda.

Como anécdota, conviene recordar a Ramón Espinar, portavoz de Podemos en la Cámara Alta, tertuliano infatigable e hijo de un reconocido defraudador en el caso de las tarjetas Black, Espinar, como todos los cargos electos podemitas, una vez disuelta la cámara no ha renunciado a su indemnización de fin de legislatura como senador.

Jorge Lago, con cerca de un millón de euros en cuentas bancarias y trece bienes patrimoniales en propiedad, es el ejemplo más claro del origen humilde de los miembros de la formación socialdemócrata española.

Para terminar con los cargos afines a Podemos, hay que hacer mención a las dos alcaldesas del cambio, Colau y Carmena, quienes se embolsan más de 100.000 euros representando a la “gente”. Ambas prometieron una bajada de sueldo e incumplen el compromiso adquirido con sus votantes.

A pesar de sus millonarias cuentas, los políticos de Podemos son “los de abajo”, adinerados cargos que han tenido la suerte de nacer lejos del lado oscuro, lejos de la casta.

 

Comenta esta noticia
Update CMP