23 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez no se fía de Rufián y ERC y mantiene la vía de Cs para los Presupuestos

Rufián pasando por delante de Sánchez.

Rufián pasando por delante de Sánchez.

En La Moncloa son conscientes de que Pere Aragonés cada día "está más nervioso" y de que su apoyo a las cuentas públicas dependerá al final de lo que digan las encuestas de cara al 14F.

marta_gomez_montero

  

Los duros reproches del portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ante un estado de alarma que ha calificado de "peligroso democráticamente", han retumbado en el palacio de La Moncloa y se han leído como un aviso a navegantes del presidente catalán en funciones, Pere Aragonés, ante la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, cuyo anteproyecto aprobó el Consejo de Ministros el martes.

El Gobierno sabe que Oriol Junqueras sigue influyendo mucho en la política catalana, que Gabriel Rufián está como loco por apoyar los Presupuestos, pero no está ya en el "núcleo duro" de Aragonés y que quien manda en estos momentos es el presidente en funciones de la Generalitat, que empieza a notar un fuerte desgaste por la gestión de la pandemia y cada día está más "inseguro e inquieto".

Aragonés está muy preocupado por el empuje de Carles Puigdemont -que desde Waterloo se frota las manos por el desgaste de ERC- y tiene muy presente la última encuesta del CEO, el CIS catalán: aunque ésta sitúa a ERC como ganador de las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero, con entre 35 y 36 escaños y el 23,4% de los votos, JxCat sigue al acecho con entre 31 y 32 diputados y el 19,4% de los sufragios.

En Esquerra temen que el desgaste por la gestión de la pandemia acabe reforzando a Puigdemont, al que ven incluso capaz de "someter" al PdeCat y que se presenten otra vez juntos de cara a las elecciones del 14 de febrero. Por eso, aunque el indulto de Oriol Junqueras se da por "prácticamente pactado", lo que de verdad va a influir en ERC son los resultados que arrojen las encuestas conforme se acerquen la cita con las urnas.

Pedro Sánchez es plenamente consciente de la situación, no se fía en absoluto del apoyo de ERC a las cuentas para 2021 y, frente a la apuesta de su vicepresidente Pablo Iglesias, no descarta que finalmente tenga que recurrir al partido de Inés Arrimadas para sacar adelante los Presupuestos.

Y ello a pesar de que las principales medidas de las cuentas públicas para 2021, un incremento de la presión fiscal y la imposición de topes a los alquileres, son sapos difíciles de tragar para Cs. Sin embargo, tanto Sánchez como Arrimadas saben que Cs se lo juega todo a la carta e demostrar que es un partido útil, y más después del giro al centro de Pablo Casado.

Comenta esta noticia
Update CMP