20 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El River-Boca dejará un jugoso botín en Madrid

La patronal madrileña CEIM ha cuantificado en más de 42 millones de euros el impacto directo que tendrá en la ciudad el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores.

Juan Pablo Lázaro, presidente de CEIM, considera muy positivo que se dispute el partido de vuelta de la Copa Libertadores en el estadio del Real Madrid, y bajo su punto de vista pone de manifiesto que Madrid es una ciudad moderna, con buenas infraestructuras, segura, y que es tenida en cuenta a nivel mundial.

El impacto mediático del encuentro que disputarán River Plate y Boca Juniors en el Santiago Bernabéu el próximo domingo a las 20.30 horas, que sustituye al que debería haberse jugado en el Monumental de Buenos Aires el 25 de noviembre, pero fue suspendido por el vandalismo contra el autobús que transportaba al equipo de Boca, podría alcanzar a una audiencia global de más de 200 millones de personas, según los datos de CEIM.

La estimación de 42 millones de euros se apoya en los más de 50 millones que ha dejado la Liga de Campeones europea en las ciudades que han acogido las últimas finales, un acontecimiento que también recibirá la capital, en el Wanda Metropolitano, el 1 de junio de 2019.

“Este evento generará para Madrid, por un lado, ingresos directos e indirectos por los desplazamientos que se van a producir para ver el partido, así como ingresos inducidos, consecuencia de que el partido y la imagen de Madrid se va a transmitir a todo el mundo”, ha asegurado Juan Pablo Lázaro.

Para la patronal madrileña este encuentro es una oportunidad para continuar avanzando en que la oferta de Madrid se dirija a turistas de alto valor añadido que realicen un mayor gasto medio en la ciudad, lo cual se aproxima al objetivo de tener un turismo “sostenible, de alta calidad y compatible con la vida diaria”.

Cada club cuenta con 25.000 entradas, 5.000 para residentes en Argentina

El estadio Santiago Bernabéu de Madrid fue designado sede de la vuelta de la final de la Copa Libertadores, el torneo que mide a los mejores clubes de Sudamérica, tras los actos de violencia previos al partido que debía disputarse en el Monumental de Buenos Aires, estadio de River, y después de un acuerdo entre la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), la FIFA, la UEFA, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y el Real Madrid.

Al encuentro acudirán 25.000 hinchas de cada uno de los equipos, pero solo 5.000 procedentes de Argentina para cada uno, según lo anunciado por Conmebol, con entradas que serán nominativas para este grupo de 10.000 aficionados y que recogerán en Madrid presentando su documento de identidad.

En cuanto al aforo general, las entradas a la venta en la página web de Conmebol están agotadas. El Real Madrid puso el domingo pasado algunas entradas a la venta para sus socios, que se agotaron en pocas horas.

Comenta esta noticia
Update CMP