15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rosa María Sardá hace sus confesiones más duras y sorprendentes a su hermano

La célebre actriz aprovechó el peculiar 'duelo fraternal' que 'La Sexta Noche' preparó para realizar una revelación de lo más llamativa sobre su vida personal y su profesión.

17 años de diferencia separan a Rosa María Sardá de su hermano Xavier. Una distancia temporal que propicia la existencia no solo de caracteres muy diferentes, sino también de secretos. Y algunos soltó, en clave de confesión, la actriz a su sorprendido hermano en el duelo que les preparó 'La Sexta Noche' aprovechando su presentación como escritora con el libro de relatos Un incidente sin importancia.

De este modo, Rosa María Sardá reconoció que no tenía buena relación con su madre: "Yo no le caía muy bien, no le gustaba que yo fuese actriz, ni cómo yo era". Sin embargo, en su libro le dedica una carta de "reconciliación". "Una vez fui mujer, me di cuenta de que ella había sido una chica que no había conseguido lo que quería y, como yo, era una chica que nunca conseguiría lo que quería", ha expresado.

 

Al escuchar estas palabras, Javier Sardá le preguntó extrañado a su hermana si ella no ha conseguido lo que quería, cuando ella lo que quería "desde pequeñita era ser actriz" y lo ha conseguido. "A lo mejor no he conseguido ser la actriz que yo quería. Quería ser otra cosa. Me costó muchísimo que me tomaran en serio. He tenido que ensuciarme mucho las manos y hacer muchas tonterías hasta que alguien me ha hecho hacer cosas espléndidas, como Lluís Pasqual", respondió Rosa María.

La actriz continuó hablando de los comienzos de su trayectoria profesional, y admitió que, aunque su madre no la apoyaba, su padre sí lo hacía, aunque no lo expresada porque "no tenían una gran capacidad para defender posiciones ni para atreverse" a contradecir a su madre.

Un sueldo en casa

En un momento de la entrevista, la actriz reconoció estar "un poco del mal humor" porque se había saltado su partida de 'Apalabrados' por la entrevista con su hermano. "Es una competición conmigo misma porque tengo que tener más partidas ganadas que perdidas", ha contado.

Por su parte, Xavier Sardá le ha dicho que cuando va a su casa, para el periodista ver a su hermana jugando a las palabras "es un remanso de paz".

A continuación, los hermanos volvieron a recordar momentos en los que el periodista era un niño y Rosa María Sardá se buscaba la vida porque, después de que falleciera su madre, "tenía que hacer cosas por necesidad". " Necesitábamos un sueldo en casa. Y yo de la mejor manera que sabía era hacer teatro, una mierdecilla de comedia, lo que fuera", afirmó la actriz.

 

Comenta esta noticia
Update CMP