15 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los enemigos de Rossi se la tienen preparada en la pista de Valencia

Márquez flanquea a Lorenzo para luchar por el mundial que vuelve loco a Rossi. Se pide calma en el circuito para que la pelea sea quede entre motos en Cheste que espera un lleno absoluto.

Calma tensa es lo que se está viviendo en las primeras horas del Gran Premio de Valencia donde Jorge Lorenzo y Valentino Rossi se disputarán el título de campeón del mundo en la última cita de la temporada de Moto GP este fin de semana.

Tras la semana horribilis de Marc Márquez y Valentino Rossi por el incidente en el GP de Malasia parece que la competición devuelve la normalidad al circuito valenciano de Cheste.

El Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) confirmó la sanción al piloto italiano que será último en la parrilla de salida de Valencia tras desestimar el recurso que sus abogados habían presentado.

Los pilotos ruedan ya en el primer día de entrenamientos libres y el español Marc Márquez lidera los tiempos manteniendo el récord que el mismo ostenta. Le sigue de cerca la Yamaha de Jorge Lorenzo y deja la mitad de la tabla a su compañero de equipo Valentino Rossi, que depende de sus enemigos para conseguir su décimo título.

El Doctor irá a por las Honda para que le salgan los cálculos. Aunque solo le separan siete puntos de su compañero de equipo Jorge Lorenzo y la experiencia es un grado, lo tiene difícil si Marc Márquez y Dani Pedrosa se acomodan en los primeros puestos.

La única estrategia posible para Rossi es que Lorenzo quede tercero y él remonte más allá del sexto puesto.

Las hipótesis sobre qué harán sus otros adversarios potenciales, los representantes de Ducati, Iannone y Dovizioso, están servidas aunque todo apunta que dejarán pasar a Rossi. El desenlace se verá en la carrera.

Mientras, la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), y la organizadora del campeonato, Dorna, intentaron poner fin a la tensión con una reunión de pilotos y jefes de equipo en la que pidieron no echar más leña al fuego con declaraciones a los medios.

"¿Se arrepiente de alguna cosa", preguntaron a los pilotos para tratar en privado el asunto espinoso. "Yo me arrepiento del gesto que hice a Valentino en el podio", respondió Lorenzo dando pie a Rossi que no reculó.

"Yo solo me arrepiento de no haber trazado normal aquella curva 14, de haber seguido recto, pero de nada más", argumentó el italiano sin reconocer nada.

Márquez habló después en rueda de prensa y reconoció que las últimas dos semanas habían sido las más difíciles de su vida.

Fuera por el tirón de orejas de los jefes o porque todos aprendieron la lección, el piloto catalán abrió la puerta a la reconciliación y tiró la bola al tejado del italiano. "Me gustaría hablar con Valentino para que todo vuelva a la normalidad", aseguró el de Honda.

Hablamos de cifras

Más allá del morbo que está provocando el rencuentro en la pista de Márquez y Rossi, los organizadores del Gran Premio de Valencia se muestran satisfechos con el impacto del evento en la economía local. Se esperan ingresos por valor de cuarenta millones de euros.

A lo largo del fin de semana, Valencia alcanzará una ocupación hotelera del 98% gracias a los 200.000 espectadores que será testigos del duelo definitivo de la temporada.

La Generalitat valenciana tiene contrato con Dorna, dueña de los derechos del mundial, hasta 2016 y pretende ampliar el plazo hasta 2021 aunque para ello tiene que negociar una rebaja del canon de 1,5 millones sobre los 6,4 millones que paga actualmente para albergar la carrera.

Comenta esta noticia
Update CMP