28 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias vuelve a las andadas con Junqueras y presiona para desafiar a Marchena

Iglesias abandona la cárcel de Lledoners tras reunirse allí con Oriol Junqueras.

Iglesias abandona la cárcel de Lledoners tras reunirse allí con Oriol Junqueras.

Podemos aprovecha el estado de alarma para maniobrar en favor de los presos del 1-O. Como Torra, apela al Covid para que los condenados cumplan su pena en sus casas.

"Yo necesito un vicepresidente que defienda la democracia", llegó a decir Pedro Sánchez cuando Podemos presionaba para entrar en el Gobierno y Pablo Iglesias defendía un referéndum de autodeterminación para Cataluña. Ya más tarde, a Sánchez no le pareció mal que Iglesias se adentrara hasta la cárcel de Lledoners para pedir a Oriol Junqueras el sí de sus diputados en el Congreso a la hoja de ruta del llamado gobierno progresista.

Ahora de nuevo, el partido morado ejerce de lobista a favor de los presos condenados por el procés y el propio presidente de su grupo parlamentario, Jaume Asens, presiona al PSOE para excarcelar al líder de Esquerra y al resto de los condenados por el Tribunal Supremo tras el juicio que presidió Manuel Marchena. Y después de que el magistrado haya evitado la puesta en libertad de Junqueras que pretendía ejecutar Quim Torra.

Asens ha anunciado este viernes que su organización está trabajando para que el Gobierno permita vía decreto ley que todos los presos en tercer o segundo grado que tienen permiso para salir de la cárcel permanezcan confinados en sus domicilios y no tengan que volver a prisión mientras dure la crisis sanitaria por el coronavirus, con el objetivo de preservar la salud del resto de internos y evitar los contagios.

En una entrevista concedida a Europa Press, el dirigente de Unidas Podemos y líder de En Comú ha reconocido que esta medida "puede tener un efecto colateral" con los presos catalanes independentistas que cumplen condena por el 1-O con el régimen de flexibilidad del artículo 100.2, si la Generalitat, con competencia en prisiones, aplica también esta medida, como es previsible.

"Es un debate que hemos trasladado al seno del Gobierno, que tiene diferentes aristas, dificultades y planteamientos, pero que está sobre la mesa", ha asegurado.

 

Junqueras e Iglesias: los acuerdos ocultos entre Esquerra y Podemos.

 

Con esta propuesta, el grupo confederal plantea ir más allá de la orden que dictó en marzo la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, para que las juntas de tratamiento de las prisiones o de los centros de inserción social (CIS) estudien "individualmente" esta posibilidad de que los presos en tercer grado o con 100.2 no vuelvan a los centros penitenciarios.

"La crisis sanitaria ha afectado también a las cárceles españolas, y a pesar de la privación de libertad de la población penitenciaria, no están a salvo, porque los contagios existen y la prueba más evidente es que se producen fallecimientos en las cárceles", ha asegurado Asens.

"En el dilema de dónde hacer el confinamiento, si en la cárcel o en el domicilio, creemos que se tiene que decantar por el domicilio. Por eso estamos desde hace semanas proponiendo medidas en esa dirección. Y es un debate que nos consta que ahora mismo está en el Gobierno".

 

M.B
Comenta esta noticia