21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El dilema de Ángel Garrido: aceptar la oferta de Casado o dejar la política

Ángel Garrido durante la presentación de su balance de gestión.

Ángel Garrido durante la presentación de su balance de gestión.

Ni siquiera los más estrechos colaboradores del aún presidente de la Comunidad de Madrid saben qué va a ser de él cuando abandone la Casa de Correos. Éstas son sus opciones.

Viernes 11 de enero. Alrededor de las 20:00 horas, Ángel Garrido recibe la confirmación de que no va a ser el candidato del Partido Popular para las elecciones autonómicas del 26 de mayo.

En su despacho, el presidente nacional del PP, Pablo Cas ]]> , le da la opción de elegir lo que él quiera. Eso incluye poder ir en las listas a las elecciones europeas o en las del Congreso de los Diputados. Pero, a día de hoy, Ángel Garrido aún no ha decidido. Ni siquiera si seguirá en política o se pasará a la empresa privada.

El mutismo respecto de este tema es absoluto y sepulcral. Es una decisión que todavía no ha tomado y que, según ha podido saber ESdiario, adoptará en connivencia con su entorno familiar. Y aún tardará en oficializar, puesto que todavía hay plazo para el cierre y presentación de candidaturas de cara a las elecciones generales y europeas.

Garrido se ha caracterizado por ser, lo que llaman, un hombre de partido. Se encontró, de manera imprevista, con la Presidencia de la comunidad autónoma más importante de España y estrenó cargo como un militante disciplinado que estaría a lo que el partido tuviera a bien pedirle.

Garrido aún no tiene claro si continuar en política

Puso su empeño en hacerlo bien; y fue tal ese compromiso que hizo que la dirección de su partido lo tuviera en consideración en la terna de posibles nombres para ser candidato en las elecciones autonómicas del 26 de mayo. Sus esperanzas quedaron truncadas el viernes 11 de enero.

A pesar de eso, se ha mantenido todo este tiempo como ese militante disciplinado que siempre ha sido. Nunca una voz más fuerte de lo normal. Tan solo se ha desmarcado mostrando su oposición a la devolución al Estado de competencias autonómicas, en contra de lo que ha planteado el propio presidente nacional del PP, como elemento para reforzar el Estado, y que también defiende Vox.

Este lunes, durante la presentación del balance de legislatura, deslizó una velada crítica que puede interpretarse como un mensaje tanto a su propio partido como a la formación de Santiago Abascal: "Yo sé que hay partidos que quieren hacer de lo no moderado, de lo radical y de lo desintegrador su leitmotiv, pero el PP tiene que hacer exactamente lo contrario, porque es un partido de gobierno, y cuando gobiernas tienes que gobernar para todos, los que te han votado y los que no te han votado".

Hasta que lleguen los comicios del 26 de mayo, en el PP de Madrid se vivirá una tricefalia, con Ángel Garrido como presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso como candidata y Pío García Escudero como presidente de los populares madrileños.

Garrido empezó su carrera en la administración pública con el CDS hasta que ingresó en el Partido Popular en 1991, donde se estrenó como concejal en Pinto en 1995. La siguiente legislatura se trasladó ya al Ayuntamiento de la capital, como concejal durante los mandatos encadenados de José María Álvarez del Manzano, Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella. Su gran salto político llegó en 2015 de la mano de Cristina Cifuentes, cuando le ofreció ser su número dos.

Garrido, como ya ocurriera con Ignacio González, ha sido presidente de Madrid sin pasar por las urnas, tras la precipitada dimisión de Cifuentes. En el caso de González, tras la renuncia también de la entonces presidenta Esperanza Aguirre. Y en ambos casos, ninguno de los dos fueron elegidos candidatos tras su paso por el sillón presidencial.

Balance de legislatura con sabor a despedida

Y con su futuro aún por dilucidar, pero sabedor de que hasta las elecciones es todavía presidente de la Comunidad de Madrid, Garrido realizó un balance de los cuatro años de la actual legislatura (2015-2019).

Destacó que ha sido la "más social" de la historia autonómica. "Nunca se había experimentado una recuperación tan intensa de la economía y el empleo, y nunca -recalcó- se habían destinado tantos recursos a la sanidad, la educación o los servicios sociales", con un aumento presupuestario superior a los 2.000 millones de euros. "Hemos gobernado para todos, sin exclusiones, apriorismos ni prejuicios", afirmó el presidente de la Comunidad de Madrid, "atendiendo siempre al interés general".

De entre las cifras que dio, la Comunidad de Madrid tiene hoy un "vigoroso crecimiento económico a un ritmo sostenido del 3,7 % durante toda la legislatura", ha creado casi 400.000 empleos y han salido del paro 107.000 personas. "Hoy somos el principal motor socioeconómico y cultural del país” y “una garantía de estabilidad para el conjunto de España", se felicitó.

Comenta esta noticia
Update CMP