25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La jugarreta de Pedro Sánchez a Elena Valenciano subleva a las mujeres del PSOE

La eurodiputada del PSOE, Elena Valenciano, en un acto en la sede de Ferraz.

La eurodiputada del PSOE, Elena Valenciano, en un acto en la sede de Ferraz.

El líder del PSOE ha querido cobrarse su factura pendiente contra una de las principales colaboradoras de Susana en las primarias. Pero no contaba con un incendio interno de este calibre.

Sin que se haya apagado aún el fuerte malestar interno provocado en el PSOE por la decisión de Pedro Sánchez de no apoyar la candidatura de Luis de Guindos para la vicepresidencia del Banco Central Europeo, el líder socialista ha vuelto a encallar con una decisión suya relacionada con Europa. 

Y justo después del Comité Federal que le blinda en la Secretaría General y arrebata todo el poder a los barones un nuevo incendio se ha desatacado entre los socialistas con la eurodiputada Elena Valenciano en el centro de la polémica.

El embrión de la polémica es el siguiente. El actual presidente del grupo socialista europeo en la Eurocámara, el italiano Gianni Pitella, tiene previsto regresar a la política nacional y su cargo queda vacante. Y una de las favoritas para su relevo es Valenciano. Sin embargo, Sánchez ha vetado su promoción para apoyar -así se anunció en un principio- para el puesto al alemán Udo Bullman. Ferraz apela al juego de equilibrios entre las distintas familias socialdemócratas.

Sin embargo, en las últimas horas se ha producido una auténtica rebelión con una campaña formal para exigir a Sánchez que rectifique. Una campaña que ha partido de numerosas mujeres del PSOE con distintos cargos de responsabilidad y también desde el llamado viejo PSOE. Cabe recordar que Valenciano fue vicesecretaria general con Alfredo Pérez Rubalcaba y uno de los principales apoyos de la candidatura de Susana Díaz a las primarias.

Vista la presión creciente durante el fin de semana, Sánchez parece dispuesto ahora a proponer a una mujer para el cargo aunque mantiene su veto a Valenciano. Y dado que la decisión, con los nuevos estatutos aprobados este mismo sábado, la han de ratificar los militantes, el sector que apoya a la eurodiputada está denunciando que el líder pretendería "inspirar" a las bases sugiriendo una propuesta personal. Sin embargo, vista la polémica, la dirigente de la Ejecutiva, Carmen Calvo, ha pospuesto cualquier movimiento a la próxima legislatura europea tras las elecciones de 2019.

Cabe recordar que el grupo de eurodiputados socialistas fue en la batalla de las primarias mayoritariamente afín a Susana Díaz. Y que la gestora que presidió Javier Fernández cesó a la portavoz que Sánchez designó en 2015, Iratxe García, para relevarla por Ramón Jáuregui. Cuando Sánchez revalidó su cargo repuso a García, que podría ahora ser su alternativa. Sin embargo, su juventud e inexperiencia no parecen avales para el cargo.

De momento, Ferraz tiene que hacer frente a una ofensiva en toda regla. A través de las redes sociales, con un campaña en la plataforma Change.org y con una oleada de cartas desde las distintas agrupaciones territoriales a la sede  central del PSOE.

De la misma forma se ha expresado la que fue portavoz socialista en el Senado, Carmela Silva: 

También se ha sumado la exsecretaria de Estado de Cooperación y  actual diputada en el Congreso Soraya Rodríguez:

Además, a la Secretaría de Organización ha llegado ya una carta impulsada por la Plataforma de Mujeres de Guadalajara en la que solicita a la Ejecutiva federal que "se involucre y manifieste abiertamente" su aval a la candidatura de Valenciano, "ya que entendemos que cualquier otra posición no tendría cabida en un partido abierto, plural y democrático como es el PSOE".

Comenta esta noticia
Update CMP